Pasar al contenido principal

Desarticulada una red que introducía ilegalmente ciervos no autóctonos en fincas de caza españolas

La denominada operación ‘Rono’ de la Guardia Civil ha desmantelado un grupo dedicado a la introducción y suelta de especies no autóctonas de caza mayor en cotos de Ciudad Real, Cáceres y Teruel.
Ciervo Fuente: Guardia Civil.

En la operación han sido detenidas catorce personas residentes en las localidades de Artica-Berrioplano (Navarra), Zarza la Mayor (Cáceres), Valdetorres del Jarama (Madrid), Villanueva de Infantes (Ciudad Real), Zaragoza y Madrid, por delitos relativos a la protección de la fauna, flora y animales domésticos. Otras dos personas en Madrid y Ciudad Real han sido imputadas por los mismos delitos.

Los ciervos, ofertados por una persona residente en Navarra, procedían de granjas cinegéticas ubicadas en otros países europeos. Los investigadores comprobaron que los animales viajaban por medio de transportistas de ganado autorizados internacionalmente hasta España, y una vez obtenidos los certificados intracomunitarios necesarios “se alteraba el número de autorización administrativa y su destino para poder soltarlos en terrenos enclavados en comunidades autónomas que tienen restringidas estas sueltas”, explica la Guardia Civil en una nota.

Al mismo tiempo, los propietarios de las fincas de destino solicitaban autorizaciones para realizar sueltas de la misma especie, “aunque éstos procedían de fincas ubicadas en España y contaban con las autorizaciones y los controles sanitarios necesarios. De este modo, los ahora detenidos tenían un respaldo documental ante la Administración en el caso de que se produjera una inspección”, comenta el Instituto Armado.

No obstante, las sueltas autorizadas nunca llegaban a producirse y sólo se soltaban los animales introducidos ilegalmente. Estas sueltas además comportaban otro peligro, pues durante el curso de la investigación se constató que en dos de los transportes realizados se introdujeron varios venados infectados de tuberculosis, comportando un riesgo de contagio para la fauna cinegética y la cabaña ganadera de la zona.

22 ciervos que provenían de una granja alemana y otros 25 en algunas de las fincas implicadas en la operación han sido inmovilizados y puestos a disposición judicial para la realización de pruebas periciales y científicas.