Pasar al contenido principal
en Palencia

Un conductor se topa con una osa y su osezno en mitad de la carretera

Al doblar una curva, el conductor se encontró con el pequeño osezno nacido hace unos meses, corriendo por el asfalto. La madre, una imponente osa parda, baja corriendo a la carretera para acudir junto a su pequeño.
El osezno y la osa en el momento que corrían por la carretera. El osezno y la osa en el momento que corrían por la carretera.

Los pasos de fauna por algunas carreteras son cada día más frecuentes en muchas zonas, dejando un triste lastre de accidentes de tráfico, como es el caso de los jabalíes o corzos. Pero hay más fauna que cruza por las calzadas, que lo que deja es una impactante estampa como la creada por esta osa y su osezno, en una carretera de Palencia. 

El conductor que por allí circulaba, al doblar una curva de la carretera, se topa con el pequeño osezno corriendo por medio del asfalto. El animal en seguida corre hacia el lateral y comienza a ascender por la empinada ladera que flanquea la carretera, parándose a mirar hacia atrás con cierto aire de estar perdido. 

La madre, una imponente osa parda de gran corpulencia, aparece al otro lado de la calzada buscando a su cachorro. Corriendo nerviosa, se descuelga ladera abajo hasta llegar a la carretera, que cruza en un par de zancadas y comienza el ascenso frente al vehículo desde el que es grabada, sin perderlo de vista mientras busca reencontrarse con su osezno. 

La recuperación de estos plantígrados en la Península Ibérica está siendo realmente fructífera, sobretodo en la zona de la cornisa Cantábrica, donde su población goza de buena salud y se expande hasta las montañas palentinas. Esta población occidental de oso pardo debe rondar los 500 ejemplares, mientras que sus parientes de la zona de Pirineos, conocidos como población oriental de osos, no han gozado de la misma expansión y se sitúan en torno a los 50 ejemplares.