Pasar al contenido principal
Tendrá que indemnizar a la víctima con casi 50.000 euros

Condenan al Estado por un accidente causado por un jabalí

Según los tribunales, el titular de la carretera, en este caso el Estado, no señalizó el riesgo de accidente por fauna. Ocurrió en la Nacional 630, en León, y un jabalí fue la causa del percance de un motorista.
Estado accidente jabalí El accidente con el jabalí le causó a la víctima graves heridas y daños importantes en la moto.

Más de 46.000 euros. Esa es la cifra que el Estado deberá abonar a un motorista que sufrió un accidente después de que un jabalí invadiera la vía

Los hechos se remontan al 31 de enero de 2016. En esta fecha, el demandando circulaba con su motocicleta sobre las 19:30 horas por la Nacional 630 a su paso por la localidad de Villamanín, en la provincia de León. Entonces, un jabalí se cruzó en su camino y el hombre sufrió un accidente. El resultado, heridas de gravedad y daños importantes en la moto.

En marzo de 2017, la víctima reclamó una indemnización por “responsabilidad patrimonial de la Administración Pública”. El montante estimado por el hombre ascendía a 46.061,65 euros. Según el escrito presentado, los daños materiales fueron 6.269 euros, los producidos en las prendas que vestía se cifraban en 902,01 euros y los daños personales en 38.872,64 euros. Y es que según detalla el Diario de León el demandante tuvo daños de consideración en las manos y otras partes del cuerpo.

Unos meses después, en septiembre de 2017, el Ministerio de Fomento desestimó la reclamación del accidentado. Entonces, la víctima recurrió con un contencioso-administrativo a la Audiencia Nacional de Madrid. El pasado 24 de mayo de 2019, este órgano sí dio la razón al conductor de la motocicleta, condenando al Estado a pagarle la citada indemnización de 46.061,65 euros. A esta cantidad hay que sumarle los correspondientes intereses y las costas.

La carretera no advertía el peligro

Además de los varios informes médicos y documentación al respecto que acreditaban los daños sufridos, la clave fue que la carretera no estaba señalizada debidamente. La sentencia detalla que no se alertaba sobre el peligro de que pudiera pasar fauna salvaje por la carretera.

Cuando se produjo el accidente, estaba en vigor la Ley de Seguridad Vial de 2014. Dicha normativa citaba que “en accidentes de tráfico ocasionados por atropello de especies cinegéticas en las vías públicas será responsable de los daños a personas o bienes el conductor del vehículo, sin que pueda reclamarse por el valor de los animales que irrumpan en aquellas”. Asimismo la responsabilidad también puede recaer sobre los titulares de las fincas cuando se está produciendo una acción de caza o en las doce horas posteriores.

Este no era el caso. Así que se aplica el tercer supuesto que, según la legislación vigente en el momento argumenta que “también podrá ser responsable el titular de la vía publica en que se produzca el accidente como consecuencia de no haber reparado la valla de cerramiento en plazo, o por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad por colisión de vehículos con los mismos”.