Pasar al contenido principal
ENTRE EL MINISTERIO PARA LA TRANSICIÓN ECOLÓGICA Y LOS PROPIETARIOS DE FINCAS

Comienzan las negociaciones para el fin de la caza en Cabañeros

La Ley de Parques que entra en vigor este 2020 pone fin a la caza comercial en los espacios protegidos, por lo que el Organismo Parques Nacionales iniciará conversaciones con los propietarios afectados.
Sobre las indemnizaciones, Areces manifestaba que se estudiarán en cada caso particular. Sobre las indemnizaciones, Areces manifestaba que se estudiarán en cada caso particular.

La Ley de Parques Nacionales de España de 2007 prohibía el aprovechamiento cinegético, forestales y de pesca de estos terrenos, otorgando una moratoria de 10 años para que los municipios incluidos en estos espacios -cuya economía depende en gran medida de los ingresos generados directamente de la caza-, recibieran una indemnización una vez entraran en vigor las restricciones. Esta Ley que caducaba en 2017, con la modificación de la Ley de Parques Nacionales del año 2014 se amplió la moratoria hasta finales de 2020.

La fecha ha llegado finalmente y hasta ahora, los propietarios de las fincas afectadas por esta medida no habían tenido noticias al respecto, ni se habían negociado las indemnizaciones. Juan José Areces, actual director del Organismo Parques Nacionales, ha anunciado que su intención es comenzar las conversaciones antes de verano para el cese de la actividad cinegética en el Parque Nacional de Cabañeros.

“Lo que prohíbe la ley es la práctica cinegética comercial, lo que sí podrán hacer los propietarios particulares son actividades de control muy semejantes a la actividad cinegética, en base a planes técnicos”, remarcaba Areces en declaraciones al diario Lanza Digital.

Según este anuncio, será el Ministerio para la Transición Ecológica liderado por la anticaza Teresa Ribera, el encargado de llevar a cabo las negociaciones con los propietarios de las fincas afectadas. La moratoria quedara en suspenso en el mes de diciembre de 2020, por lo que el Ministerio espera haber negociado ya con los propietarios para entonces. Con respecto a las posibles indemnizaciones sobre las que se habló en su día, para paliar el efecto de la prohibición de la caza y los ingresos que esta generaba, Areces lo dejaba en el aire manifestando que “veremos las circunstancias que concurren en cada caso particular”.