Pasar al contenido principal
y recomiendan su consumo durante la cuarentena

Comer carne de caza podría protegernos de ciertas enfermedades

Según han publicado varios antropólogos y nutricionistas, que reconocen el modelo de dieta de nuestros antecesores cazadores-recolectores, como referencia de nutrición humana y modelo de defensa contra enfermedades.
La carne de caza tiene poca grasa y altas proporciones de ácidos grasos poliinsaturados. La carne de caza tiene poca grasa y altas proporciones de ácidos grasos poliinsaturados.

La carne de caza es la más saludable y natural posible que se puede consumir hoy en día. Sus beneficios son muchos, partiendo de la base de que procede de animales que han vivido en libertad, lejos de granjas, de vacunas y de productos químicos, por lo que su carne tiene altos valores nutricionales y según los expertos, podría ser clave en nuestra alimentación para evitar algunas enfermedades.

Tal y como publicaba Christian Gortázar en un artículo para El Confidencial, “antropólogos y nutricionistas reconocen que la dieta de nuestros antecesores cazadores-recolectores puede representar un estándar de referencia para la nutrición humana moderna y un modelo de defensa contra ciertas enfermedades”. Según los antropólogos, en la dieta de los primeros hombres, más de la mitad de las calorías que ingerían procedía de sus capturas de caza. 

“Todas estas especies tienen contenidos muy bajos de grasa muscular que consisten predominantemente en lípidos estructurales como los fosfolípidos, con altas proporciones de ácidos grasos poliinsaturados, es decir, deseables”, explica Gortázar, quien recomienda durante este confinamiento consumir este tipo de carne, “resulta un alimento perfecto, bajo en calorías y rico en nutrientes esenciales para nuestro organismo”.