Pasar al contenido principal
y que no se permita poner cercado cinegético por debajo de las 1.000 hectáreas

Los cazadores de Zamora piden la prohibición de los cercones

Azadecap ha presentado alegaciones contra la Ley de Caza de Castilla y León, solicitando que se prohíba la caza intensiva de especies de mayor porque “desprestigian la caza y su mundo”.
Azadecap entiende que si por algo se caracteriza la caza en la comunidad, es por ser auténtica y silvestre. Azadecap entiende que si por algo se caracteriza la caza en la comunidad, es por ser auténtica y silvestre.

La Asociación Zamorana para la Defensa de la Caza y de la Pesca, (Azadecap), ha presentado sus alegaciones al borrador para la Ley de Gestión Sostenible de los Recursos Cinegéticos de Castilla y León, en el que ha apostado por un patrimonio natural "auténtico y salvaje”, en el que no cabe bajo ningún concepto la caza intensiva sobre especies de caza mayor. 

Los cazadores zamoranos entienden que la caza intensiva debería reservarse solo para la caza menor y alegan que en “una autonomía con un patrimonio cinegético extraordinario en especies cinegéticas de caza mayor no se puede plegar a la caza intensiva de especies de caza mayor que, al final, se traducen en cercones que desprestigian la caza y su mundo”. Así se explicaba Antonio José de Prada, presidente de Azadecap, quien añadía que todo ello, “sin entrar en problemas sanitarios, de hibridación y demás”.

Cercones no

La asociación de cazadores de Zamora tiene claro que “si por algo se caracteriza la caza en Castilla y León es por su carácter auténtico y silvestre”, por lo que solicitan la no autorización de los vallados cinegéticos por debajo de las 1.000 hectáreas, y no las 250 hectáreas mínimas que contempla el borrador de Ley.  “La experiencia de los cercados de caza mayor en otras comunidades debería hacernos reflexionar sobre qué es lo que queremos para nuestra autonomía”, insistía de Prada, quien además ponía el ejemplo de Castilla-La Mancha, que “en su nueva Ley de 2015 se ha dado cuenta y ha puesto como unidad mínima las 1.000 hectáreas”.

Además han hecho hincapié en la necesidad de definir el concepto de caza intensiva, especificando que “se entiende por caza intensiva la practicada, con finalidad comercial, sobre piezas de caza menor liberadas en terrenos cinegéticos con la intención de su captura inmediata o en un corto periodo de tiempo”, además de solicitar que se incluya la prohibición directa en esa misma definición de caza intensiva para la mayor.

Las zonas de seguridad

Para Azadecap, las zonas de seguridad “deberían eliminarse del concepto de terreno no cinegético”, ya que en muchas ocasiones “la práctica de la caza se puede realizar en las zonas de seguridad sin ningún impedimento”. Antonio José de Prada señalaba que “el espacio cinegético declarado es una unidad continua con o sin zona de seguridad, ahora bien, todas las zonas de seguridad que atraviesa el espacio cinegético forman parte del mismo, únicamente en estas zonas de seguridad la caza debería estar prohibida o limitada”.