Pasar al contenido principal
En Villalonga

Cazadores valencianos salvan dos rayones de morir ahogados en una acequia

Los cazadores acudieron al auxilio de los animales, que habían caído a una acequia. Pudieron salvar a dos rayones, aunque por desgracia otra cría de jabalí y un zorro ya habían muerto ahogados y nada pudieron hacer por rescatarlos.
Cazadores valencianos salvan dos rayones de morir ahogados en una acequia Los cazadores pudieron salvar dos rayones, aunque otra cría y un zorro ya se habían ahogado (foto: Levante-emv).

El colectivo cinegético sigue demostrando su claro compromiso con el medio ambiente y sus especies. Recientemente, los miembros de la Sociedad de Cazadores de Villalonga, en la Comunidad Valenciana, salvaron dos rayones de una muerte más que segura.

Las crías habían caído a una acequia y, de no ser por la milagrosa intervención de los cazadores, hubiesen terminado ahogadas. No obstante, otro pequeño jabalí y un zorro ya habían muerto en el momento del rescate y nada pudo hacerse por salvar su vida.

El suceso, según narra Levante-emv, tuvo lugar el pasado miércoles 27 de mayo. Los ejemplares habían caído en una acequia ubicada cerca de la partida de l'Esclapissada. Por dicho lugar, discurren los Canales Altos del Serpis que, como tantas otras infraestructuras de este tipo, son una trampa mortal para los animales silvestres.

Cazadores valencianos salvan dos rayones de morir ahogados en una acequia

En este punto, como ocurre en otros lugares del país, los canales, acequias y balsas sirven para regar los cultivos. En cambio, las administraciones no ponen medios para evitar que los animales caigan y mueran ahogados. Pocos colectivos como los cazadores están tan comprometidos con el problema. Desde hace tiempo, se vienen reclamando unas soluciones que no llegan.

Un cazador que lleva años rescatando corzos

Este compromiso de los cazadores es recurrente, ya que protagonizan numerosos rescates de especies en canales y balsas de riego.

Una de las historias más destacables es la de Miguel Huerta, un joven aficionado que lleva varios años rescatando corzos. Este chico actúa en la zona de El Picazo (Cuenca), en el trasvase Tajo-Segura.

Miguel ya es un experto y es requerido por sus vecinos cuando algún corzo cae al canal. En se vehículo, siempre lleva un equipo de rescate para atender a los animales. En los últimos años, el joven ya ha salvado más de 30 animales. Podéis recordar esta heroica historia pinchando en la fotografía de abajo.

 

Cazadores valencianos salvan dos rayones de morir ahogados en una acequia