Pasar al contenido principal

Los cazadores se ofrecen a acabar la plaga de jabalíes de Benicàssim

Los cazadores de Benicàssim se han ofrecido a acabar con la plaga de jabalíes que sufren desde hace meses los vecinos del entorno del Desert de les Palmes e inmediaciones de sus propias viviendas, y que han causado accidentes en la autopista AP-7.

Los cazadores benicenses se ofrecen a dar una solución al problema. Para ello, son necesarios, previamente, los permisos de la Conselleria de Medio Ambiente y del Ayuntamiento, según puso de manifestó a este diario el presidente de la sociedad de cazadores de Benicàssim, Juan Marqués.

Y es que la superpoblación de estos animales en este entorno natural, donde se refugian y medran al abrigo del paraje, causa graves daños en los cultivos, además de cerca de un centenar de accidentes de tráfico al año, según se publicó recientemente.

Marqués señaló que tanto desde la asociación como desde la Conselleria son conscientes del problema de esta superpoblación que, además, “se localiza contra la zona de las villas de Montornés, en la misma urbanización, y allí no se pude disparar”.

Durante la época de caza son varias las batidas que se realizan para controlar su crecimiento en el término benicense. Medio Ambiente otorgó permiso para llevar a cabo cinco de ellas, indicaron. “Entre enero y febrero hemos abatido 50 animales”, detalló el portavoz de los cazadores.

El problema radica -siguió diciendo- en que, además de que no tiene depredadores naturales en la Península, es una especie omnivora, por lo que “se acercan a las bolsas de basura que muchos dejan fuera de los contenedores para alimentarse y crean alarma entre los residentes.

Más información en El Periódico Mediterráneo.