Pasar al contenido principal
SE ENCUENTRA ESTABLE A PESAR DE LA GRAN CANTIDAD DE SANGRE QUE PERDIÓ

Un cazador gravemente herido tras ser atacado por un jabalí

El jabalí apareció por sorpresa y se abalanzó sobre el cazador, quien no tuvo tiempo de disparar y sufrió graves cortes por los navajazos, que a punto estuvieron de costarle la vida.
El animal atacó sin que el cazador tuviese tiempo de reaccionar. El animal atacó sin que el cazador tuviese tiempo de reaccionar.

El suceso ha ocurrido durante una batida de jabalíes organizada en las inmediaciones de la localidad italiana de Molassana, en Génova. Un cazador de 68 años que participaba en la jornada de caza, vecino de San’Eusebio, terminó en el hospital después de ser atacado por un jabalí al que no le dio tiempo a disparar

El hombre estaba puesto en las alturas de Molassana, cuando vio aparecer al jabalí en el último segundo. El cazador no tuvo tiempo de disparar y el animal se le echó encima, atacándole una y otra vez profiriéndole profundos navajazos que sangraban abundantemente. Los compañeros de batida avisaron a los servicios de emergencias y el herido fue llevado de urgencias al Hospital, en un estado crítico por la cantidad de sangre que había perdido. 

A pesar de haber estado a punto de desangrarse, su condición ahora es estable. El episodio es solo el último de una larga serie de ataques de jabalíes en Italia, ya que hace unos días otro cazador resultó gravemente herido en Siena y el mes pasado, un hombre de 85 años resultó herido por un jabalí en Bolonia.

La cazadora herida

El pasado 20 de noviembre, una cazadora de 33 años fue atacada por un jabalí, durante una cacería en un bosque cerca de Dahlenburg, distrito de Lüneburg (Alemania). Las heridas que le provoco el jabalí, a punto estuvieron de costarle la vida ya que los navajazos del animal le seccionaron una arteria, causándole una grave hemorragia. Si no llega a ser por el helicóptero de rescate que acudió al lugar para trasladarla al hospital, estaríamos hablando de una desgracia mucho mayor. La mujer sigue por el momento ingresada en una clínica, pero su estado es estable y se encuentra fuera de peligro por fortuna.