Pasar al contenido principal
El ejemplar ha sido filmado Lérida, muy cerca de la frontera con Andorra

Un cazador graba un gran oso pardo y se convierte en uno de los vídeos del momento

El imponente oso ha sido grabado en la zona de los Pirineos, en la comarca del Pallars (Lleida), mientras el cazador disfrutaba de una jornada venatoria. En poco tiempo, el video ha alcanzado una gran repercusión acaparando muchas visitas y reacciones.
Un cazador graba un gran oso pardo y se convierte en uno de los vídeos del momento El oso pardo fue grabado cerca de la frontera con Andorra.

Las poblaciones de oso pardo gozan de una espléndida salud en estos momentos. Son varios los puntos de la Península Ibérica donde estos animales llevan bastante tiempo asentados y reproduciéndose. Posiblemente, el territorio más habitual al que asociemos la presencia de osos sea la Cordillera Cantábrica, aunque en varias zonas de los Pirineos, estos plantígrados también han logrado afianzarse. Se calcula que aquí, podría haber en torno a medio centenar de ejemplares.

Precisamente, un vídeo con un imponente oso como protagonista ha alcanzado una gran repercusión en los últimos días. Se trata de un animal grabado recientemente por Sergi Gastó, un cazador andorra que estaba disfrutando de una jornada venatoria.

Ocurrió en el término municipal de Alins (Lleida), en la comarca histórica del Pallars, muy cerca de la frontera con Andorra. Tras la aparición del oso, el aficionado no dudo en sacar su teléfono móvil y captar las imágenes. Enseguida envió el vídeo a los responsables de Montpackers, una cuenta de Instagram. A raíz de ello, la pieza se ha hecho viral y varios portales se han hecho eco del avistamiento.

Destaca la llamativa reacción del cazador mientras graba el vídeo, dejando patente el asombro que le produjo ver con tanta claridad un estupendo oso pardo en plena naturaleza. Las imágenes corresponden al pasado 25 de julio, y fueron tomadas a unos 400 metros de distancia. Gastó afirmó a Altaveu.com no sentir miedo, aunque sí reconoció haberse llevado una gran sorpresa, ya que “no había visto nunca ninguno en Andorra en libertad”.