Pasar al contenido principal
en lesperon, francia

Un cazador acaba con la cara destrozada tras el ataque de un venado

Durante una batida, un venado embistió brutalmente a un cazador que ha necesitado hasta cincuenta puntos de sutura y ha terminado con la cara desfigurada fruto del ataque.
Vincent Saubion con los 50 puntos en la cara después de ser operado de urgencia. Vincent Saubion con los 50 puntos en la cara después de ser operado de urgencia.

Las imágenes del joven cazador con la cara desfigurada son realmente dramáticas. El joven cazador de 36 años, Vincent Saubion, de origen vasco, tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital en un helicóptero medicalizado, tras recibir el embiste atroz de un ciervo que iban persiguiendo sus perros, que se giró y le atacó desgarrándole la cara por completo. “Estaba un poco aturdido y no sabía qué pasaba, pero en realidad me habían arrancado la mitad de la cara”, contaba el cazador al diario francés Sud-Ouest.

El percance tuvo lugar el pasado sábado 25 de enero, en el bosque de Lesperon (Francia), sobre las 2:30 horas de la tarde. Acosado por los perros, el venado se giró y embistió a Vicent, desgarrándole la cara por completo. “Me atacó y luego saltó para continuar su carrera. Tuve suerte de que solamente me hiciese lo que me hizo”, contaba el cazador. Fue trasladado de urgencia al hospital de Burdeos, donde fue operado, requiriendo hasta 50 puntos de sutura. Vincent estuvo consciente todo el tiempo, aunque un poco aturdido después del ataque, aunque confesó que “seguí cazando pero me pareció que había mucha sangre. Mi colega me vio y me pidió que no me moviera y llamó directamente al servicio de emergencias”. Desde el pómulo izquierdo hasta la punta de la nariz, todo quedó desfigurado. La piel colgaba sobre el agujero abierto y milagrosamente, la boca y ojos se salvaron.

"Tuve suerte porque un bombero, Éric Beinture, que venía de caza también, pudo darme los primeros auxilios directamente. Me quito el sombrero y le agradezco su atención. Un helicóptero lo llevó en helicóptero al Hospital Burdeos Pellegrin, donde fue operado directamente. Philippe Douet, presidente de la Asociación de Caza municipal comentaba: "cuando nos dimos cuenta de su lesión, todo sucedió con calma. Vincent no perdió el conocimiento. Estuvo consciente todo el tiempo y solo nos tranquilizamos cuando supimos que su pronóstico era que su vida no estaba en juego".

"Este no es mi año"

“Toco madera porque ha habido más miedo que daño. No tengo nada roto y tengo toda mi sensibilidad. El equipo de cirujanos hizo un gran trabajo. Debo tener cincuenta puntos", dijo con una buena voz, este domingo por la tarde, por teléfono al diario Sud-Ouest. "Creo que este no es mi año", dice con una sonrisa. Hace un mes, “fui atacado por dos jabalíes. La primera pasó entre mis piernas pero la segunda saltó sobre mis dos piernas hacia adelante sobre mi pecho. Sin embargo, nada desanima a este cazador apasionado que confesaba estar "loco por la caza”.