Pasar al contenido principal
En una batida celebrada en Burgos

Caza un viejo y resabiado jabalí medalla de oro con un tiro trepidante

Javier Ramón, un joven burgalés, cazó este jabalí el pasado mes de diciembre en la Sierra de la Demanda. Un cochino de ‘oro’, viejo y muy astuto, que dio esquinazo a los perros. Pero la suerte hizo que fuera a parar a pocos metros de este aficionado.
Jabalí 116 puntos Javier Ramón Rojo, el joven cazador, junto al jabalí que abatió en la Sierra de la Demanda.

Este gran día tuvo lugar durante una batida cerca de Pineda de la Sierra el pasado mes de diciembre, en la Demanda burgalesa. Nos explica que allí lo llaman el ojeo de ‘Barranco  Malo’. Es una cacería bastante larga y dura, ya que empiezan a primera hora de la mañana y están en el monte hasta las 4 de la tarde. Esta jornada arrancó desde la falda sur del Pico de San Millán (la cima más alta de Burgos).

Desde su postura, Javier no sabía dónde estaban los perros, pues se monteaba una mancha muy extensa. Pero no hizo falta. Mientras los canes se movían por otra zona, el joven empezó a escuchar un jadeo a su izquierda, tras unos arbustos. Eran alrededor de las 12 de la mañana.

A unos 15 metros, el jabalí le salió de repente a un claro y todo se resolvió en “tres o cuatro segundos”. El cazador explica que “fue rápido, un tiro al cuello”. El animal se quedó en el sitio nada más aparecer. Un cochino bastante viejo según el taxidermista (unos 8 años), con los dientes ya desgastados. Y también muy resabiado por lo que él mismo nos explica.

Jabalí 116 puntos

Javier cree que al escuchar a los perros, el guarro les dio esquinazo marchando desde arriba hacia la zona más baja de la mancha. Con la suerte de que este afortunado cazador estaba el sitio justo. Venía además jadeando, por lo que la boca se le veía medio bien y ya apuntaba maneras. 

“Es el bicho con más boca que he cazado de lejos”, nos cuenta Javier. Tiene algunas tablillas más, pero en este caso son machetes más “corrientes”. En cuanto al cuerpo, aunque no lo llegó a pesar, tampoco era exagerado. En torno a 90 kilos estaría.

Jabalí 116 puntos

Lo bueno vendría después. Al acercarse a él, es cuando Javier se dio cuenta del cochino que acaba de cazar. “Me quedé flipando, porque no me imaginaba un macho de estas características”, resalta el aficionado. En definitiva, unos tremendos colmillos y unas grandes amoladeras que han dado 116 puntos, un ‘orazo’ en toda regla

Además del jabalí de Javier, se cazaron otros cuatro ejemplares, aunque este oro fue de largo el más destacable del día. También es el más grande de este año en toda la zona de la Sierra de la Demanda. Aunque hace un par de años, un compañero de Javier cobró otro guarro que superó a este. Dio 118 puntos.

Hace pocos días que terminó la temporada en la reserva, explica Javier. Ha sido un año bastante normalito, no como hace dos campañas, que hubo mucho jabalí y fue “especialmente bueno”. Pero a pesar de ello, reconoce que tampoco se ha dado tan mal y está satisfecho.

Jabalí 116 puntos

 

 

(Texto: Manuel L. Luengo / Fotos: Javier Ramón Rojo)