Pasar al contenido principal
En Mieres (Asturias)

Caza un jabalí de apenas 60 kilos y unos colmillazos de 22 centímetros

José Luis Martínez y Adrián Lavín, el cazador y uno de sus compañeros de batida, nos han narrado los detalles de la jornada en Mieres. Martínez abatió un jabalí que no llego a los 60 kilos, pero tenía unos tremendos colmillos de 22 centímetros.
Caza un jabalí de apenas 60 kilos y unos colmillazos de 22 centímetros José Luis Martinez con el jabalí abatido en Mieres (fotos: Adrián Lavín).

José Luis Martínez cazó el pasado domingo 13 de septiembre un jabalí con una boca espectacular Fue durante una batida en el coto de Mieres, concretamente en el lote de Foz. Aunque “el jabalí no pasaba de 60 kilos” según nos relata Adrián Lavín, un integrante de la cuadrilla, destacaba por sus tremendos colmillos de 22 centímetros de longitud.

El grupo de cazadores estaban haciendo una echada y salió un jabalí bastante grande, de unos 80 o 90 kilos. Tiraron a este guarro, pero terminó escapando. A continuación, volvieron a meter los perros y salió el segundo. Adrián explica que todo se resolvió de manera rápida y, el cazador, lo abatió a pocos metros.

Al principio ni siquiera se acercó a él, porque pensaba que se trataba de “un jabalí más de unos 50 kilos”. Pero después llego la sorpresa. Los colmillos tenían un grosor de 2 centímetros y de largo nada menos que 22. “En fotos no dice lo que es, porque la boca es espectacular”, afirma Lavín.

Se pueden apreciar buenas hechuras en longitud y anchura, aunque una de las amoladeras está algo desgastada. Esto puede restarle puntos a la hora ser homologado. “No sé si llegará a oro, pero yo creo que plata es seguro”, nos detalla Adrián Lavín.

Jabali Mieres

El jabalí fue abatido por José Luis Martínez, apodado entre los miembros de la cuadrilla como ‘Buraca’. También hemos hablado con él para conocer de primera mano sus sensaciones tras abatir este jabalí. Para cazarlo utilizó un Sauer con calibre 7 mm Remigton Magnum.

Nada más acercarse al jabalí, a Martínez empezó a entrarle un nerviosismo que se quedó frío. “Yo he cazado jabalíes mucho más grandes que ese, y con bastante menos boca”, reconoce el cazador.

Tiene idea de homologarlo y cree que puede ser medalla de plata, igual que su amigo Adrián. Quizás la amoladera que esté rota pueda hacer que reste algunos puntos, porque la otra es perfecta. Explica que, después de todo, está “encantadísimo” con el trofeo. “No pensé yo que ese jabalí iba a tener esa boca ni en broma”, detalla finalmente este afortunado cazador asturiano.