Pasar al contenido principal
En uno de sus primeros recechos tras el confinamiento

Caza en Guadalajara un impresionante corzo de 14 puntas

En uno de sus primeros recechos tras el confinamiento, Javier cazó en Guadalajara un impresionante corzo de 14 puntas que ya había fichado varios días atrás. Él mismo nos ha contado todos los detalles de la jornada.
Caza en Guadalajara un impresionante corzo de 14 puntas Javier y Óscar posan junto al corzo recién cazado en Guadalajara.

Javier, en compañía de su amigo Óscar, cazó en Guadalajara uno de los corzos que más dará que hablar esta temporada. Un impresionante ejemplar de 14 puntas al que ya había echado el ojo días antes en algún paseo por el monte. Ocurrió el domingo 14 de junio, en su segundo rececho tras la el período de confinamiento.

La última vez, antes de cazarlo, ya pudo apreciar desde más cerca el “cacharro” que portaba en la cabeza. “Vi que era un corzo con muchas puntas que se salía de lo normal”, explica Javier. Desde ese momento su interés se centró en este soberbio ‘duende’.

Recechando desde muy temprano

Javier salió al monte con su amigo Óscar, que le prestó el rifle porque tenía el suyo estropeado. Tras el primer día de rececho no vieron el corzo y tuvieron que regresar a casa. Salieron de nuevo el 14 de junio muy temprano, alrededor de las 5:30 horas de la madrugada. Después de aparcar el coche se pusieron en marcha y el corzo aún se resistía.

Durante el rececho, mientras iban por una vega, vieron algunos machos más pequeños, pero ni rastro del enorme corzo avistado durante el confinamiento. Javier pensó rápidamente que les costaría varios días volver a toparse con el animal. Nada más terminar de decir esto, “a los dos metros salió de unas matas”. Óscar fijó el corzo en los prismáticos y confirmaron que se trataba del animal“fichado” previamente.

Corzo 14 puntas

El tiro de Javier fue al codillo, pero el corzo logró ocultarse en la espesura del monte. Fueron entonces a por la perra, ya que temían que el ejemplar les acabase dando esquinazo. Enseguida dieron con él, a unos 40 o 50 metros. “Cuando llegamos nos llevamos una alegría y nos dimos un abrazo”, nos relata el joven.

14 puntas y un oro sobrado

El corzo que acaba de cazar Javier tenía nada menos que 14 puntas y 24 centímetros de alto. Según le ha comentado el taxidermista, podría situarse en torno a los 160 puntos, un oro más que sobrado. Tal y como se aprecia en las imágenes que el mismo Javier nos envía, se trata de un macho joven, aunque tiene mucho grosor arriba.

Corzo 14 puntas

Pero a pesar de este pedazo de ‘corzaco’, Javier se queda con la magnífica jornada de caza entre amigos. “Al final es de lo que te vas a acordar”, añade el aficionado.