Pasar al contenido principal
En Cataluña

Caza un gran jabalí que estaba rajado por otro macho

Xavier Almodóvar cazó en Cataluña un gran jabalí que tenía unos espectaculares colmillos. Pero como gran peculiaridad, el animal estaba completamente rajado en varias zonas tras una pelea con otro macho.
Caza un gran jabalí que estaba rajado por otro macho Imagen de Xavier con el jabalí, que presentaba varios navajazos.

El cazador catalán Xavier Almodóvar cazó recientemente un gran jabalí en la zona del castillo del Subirats (Cataluña). Y resulta que los más de 100 kilos y una espectacular boca no eran lo más llamativo del animal. Tenía el cuerpo repleto de navajazos, resultado de la batalla con otro macho.

Fue el domingo 13 de diciembre durante un pequeño gancho. El día anterior habían cazado una mancha de mayor tamaño, pero en esta ocasión tocaba reducir las dimensionar “para que los perros no se cansaran tanto”.

Esa mañana había sido tranquila, con solo una guarra abatida. Iba pasando la cacería y no salían muchos jabalíes. Xavier subió entonces a una zona más alta de zarzales. Allí nos cuenta que hay un recodo donde suele formarse barro y los cochinos van a revolcarse.

En una de estas, una de sus perras comenzó a ladrar. Insistió tanto que Xavier se aceró. Al ver que la perra reculaba, vio cómo un gran jabalí sacaba la cabeza. El animal comenzó a plantar un poco de cara, pero no arremetió.

El jabalí intentó ocultarse de nuevo y Xavier le tiró, pero no consiguió tocarlo. Entonces se echaron los perros encima y empezó una pugna. El cazador no lo dudó. Le dio el rifle a su hijo y se metió de lleno a por el guarro. Finalmente, unos instantes después, Xavier hundió el cuchillo en el jabalí para hacerse con él.

Durante la lucha, el ejemplar pinchó a una de las perras. “Ni miré el guarro ni nada, lo que me interesaba era llevar a la perra el veterinario”, explica el cazador. Al principio, no les prestó demasiada atención a las hechuras del animal por ese motivo. Una vez que la perra estaba a buen recaudo, terminó la cacería y Xavier se acercó al jabalí.

Ahí es cuando descubrió el pastel. Estaba completamente rajado a causa de una pelea con otro macho. ADemás de algunas marcas más pequeñas, tenía un tremendo corte tras la oreja y otro en el abdomen. Xavier nos comenta que no resulta nada habitual encontrarse guarros de esta forma.

Caza jabalí rajado
 
Además de un gran cuerpo, la boca era de categoría. Tras sacarle los colmillos, medían 2,3 centímetros de ancho y 18 de largo. Está a la espera de homologación, pero pinta que será medalla. Hace algunos años cazó otro parecido y le dio oro. En este mundo de la caza del jabalí, Xavier asegura haber visto de todo, “pero pagaría por ver una pelea como la que tuvo este guarro con el otro, tiene que ser impresionante”.