Pasar al contenido principal
En Piloña (Asturias)

Caza un gran jabalí con unos colmillos de 20 centímetros casi antes de arrancar la batida

Mario Raigoso no había hecho más que llegar a su puesto y aún no le había dado tiempo a quitarse la mochila, cuando este espectacular jabalí salió a pocos metros. Con un único y certero disparo consiguió darle caza.
Caza un gran jabalí con unos colmillos de 20 centímetros casi antes de arrancar la batida El cazador junto al jabalí abatido en Piloña (fotos: Mario Raigoso).

El cazador asturiano Mario Raigoso ha tardado en estrenarse este año con los jabalíes, aunque ha merecido la pena esperar. Y es que lo ha hecho a lo grande, con un espectacular cochino que casi ni le dejó llegar al puesto. Fue durante una batida celebraba en la reserva asturiana de Piloña, en el lote de Goes. Eran 14 cazadores y estaban cubriendo un par de valles.

Mario terminaba de llegar al puesto y, su compañero, acababa de separarse de él. Aún llevaba la mochila colgada y estaba buscando su ubicación cuando, a 30 metros, vio salir este pedazo de jabalí. Según explica, si llega diez minutos más tarde, “el jabalí se fuga”.

El guarro ni se percató de la presencia del cazador, que iba acompañado de su hermana. Estaba un poco oculto tras unas matas, pero se le veía a la perfección. “Tenía todo el lomo a la vista, solo se le escondía la cabeza”, afirma Mario. Así que, sin pensarlo, encaró el rifle y disparó. El tiro fue certero y el guarro rodó unos metros cuesta abajo.

Jabali mario raigoso

“Yo sabía que era un jabalí bueno, pero no fue hasta media mañana cuando bajé al lugar donde había caído y me llevé la sorpresa de este pedazo de navajero”, relata el cazador asturiano.

En 2019, Mario estrenó la temporada con otro gran cochino sobre el que hablamos en Cazavisión. Y aunque este año, el primer guarro ha tardado algo más, también ha merecido la pena.

El cochino pesó unos 90-100 kilos y la boca ha sido realmente espectacular. Tras sacarle los colmillos, han medido nada menos que 20 centímetros (por fuera tenía unos 7). Aunque aún no lo ha llevado a homologar, Mario hizo una medición aproximada en el lugar del abate “a su manera” y podría estar en el bronce.

Un puesto espectacular

El puesto donde Mario Raigoso estaba ha sido definido por él mismo como espectacular. Y el rápido abate de este jabalí bien lo demuestra, cuando prácticamente no había arrancado la batida. Desde ahí se veía todo el valle y el desarrollo de la cacería.

Jabali mario raigoso

Aquel día se levantaron otros cinco guarros. El padre de Mario logró además abatir a dos jabalíes y él mismo cazó otro macho de unos 50 kilos. También tiró varias veces a otro ejemplar, aunque se fue de rositas porque, según nos cuenta el cazador, “corría más que las balas”. Al final del día, la cuadrilla cobró 4 cochinos, quedándose a uno del cupo permitido en la batida.

Jabali mario raigoso