Pasar al contenido principal
En la Comunidad Valenciana

Caza un enorme jabalí 'tragabalas' de casi 130 kilos y colmillos espectaculares

El joven Antonio Moscardo cazó un jabalí realmente duro de pelar, que se llegó a tragar dos balas antes de caer. El enorme animal, de casi 130 kilos de peso, tenía también unos colmillos espectaculares de más de 17 centímetros de largo.
Caza un enorme jabalí 'tragabalas' de casi 130 kilos y colmillos espectaculares Hasta tres tiros necesitó este enorme jabalí para caer (fotos: Antonio Moscardo).

Antonio Moscardo vuelve a ser protagonista. Este joven cazador valenciano está viviendo, sin duda, uno de sus mejores años venatorios. Y es que no solo está teniendo grandes alegrías en la cantidad de jabalíes cazados, sino que todos ellos están siendo ejemplares espectaculares.

En esta ocasión, el aficionado ha cobrado un tremendo y durísimo cochino ‘trabagalas’ que necesitó hasta tres tiros para sucumbir. En Cazavisión hemos hablado con él para conocer todos los detalles de la espera.

Un jabalí enorme

Antonio llevaba unas semanas cebando una orilla del rio para poder tirar a los patos el día de la apertura de veda general. Al poco tiempo vio que había unas pisadas de algún jabalí que se pasaba a comer, pero al ser terreno de barro ni él ni sus compañeros se imaginaban que podría ser un animal tan grande.

Llegó a esperarlo un par de veces, pero como no tenía una seguida el animal, “pronto desistía y me retiraba”. Pasados los días, después de la tirada y ya sin comida, Antonio vio que el animal había levantado aquello en busca de algo de cereal, así que estuvo unos días echándole de comer y haciéndole el seguimiento.

Jabali tragabalas

Le hizo varias esperas más desde de lo alto del barranco con el fin de pillarlo a la salida, ya que solo podía encamarse allí. En una de ellas se sentó en el saliente de siempre, desde donde controla mucho terreno y, a eso de las 8:30 de la noche, ya pudo divisar al cochino levantando piedras por la orilla del rio buscando cangrejos.

Hasta tres tiros para abatirlo

El joven explica que lo tenía a unos 150 metros. “Lo veía enorme cuando lo metía en el visor”, nos cuenta. Antonio posicionó el bípode, se acostó y le apuntó a la cepa la oreja. El 7 mm no falló y el jabalí cayó seco.

Pero iba a resultar duro de pelar. Tras unos instantes brincando y pataleando, consiguió levantarse y se puso a gritar enfadado, “como cuando se pelean encelados”. Antonio apuntó al mismo sitio y el guarro cayó a plomo otra vez.

Jabali tragabalas

“Me levanté, miré con los ojos y ya apenas me llegaba la vista, pero lo oí gritar, miré por el visor y vi que lo mismo que antes”, afirma Antonio. Con la cabeza en el suelo, volvía a patalear. Así que el joven cogió una bala de la culata, la metió y en ese instante el animal se incorporó. Pero no le dio tiempo a más, ya que el cazador disparó y el jabalí cayó otra vez. A la tercera fue la vencida. “Estuve cinco minutos más mirándolo con la linterna, porque solo me quedaba una bala, pero ya no se movió, así que recogí y fui a verlo”, nos detalla Toni.

Era un jabalí enorme. Antonio explica que era “increíble” cómo se tragaba las balas. Según nos dice, el animal pesó casi 130 kilos y tenía unos colmillos espectaculares de 17,4 centímetros de longitud.