Pasar al contenido principal
En Huesca

Caza en pocos días dos jabalíes con unos colmillos espectaculares

El primer jabalí, que necesito cinco tiros para caer, tenía unos increíbles colmillos de más de 21 centímetros. El segundo, con una boca también espectacular y unas navajas de más de 18, lo abatió con lance de infarto a solo cuatro metros.
Caza en pocos días dos jabalíes con unos colmillos espectaculares Iñaki junto a los dos jabalíes que ha cazado en Huesca.

Para muchos cazadores, cazar un jabalí con una buena boca durante la temporada no siempre resulta sencillo. Conseguir un par de ellos, y además con pocos días de diferencia, ya es digno de mención.

Iñaki, un aficionado aragonés, puede presumir de haber cazado en pocos días dos cochinos realmente sensacionales. En Cazavisión hemos hablado con él para conocer los detalles. Además de las bocas de los guarros, los lances también fueron reseñables.

Cinco tiros para abatir el jabalí

Iñaki cazó el primer jabalí el día en que arrancó su temporada. Fue en San Felices de Ara un pueblo perteneciente al municipio de Sobarbe (Huesca). Según nos relata, iba “por medio de un campo corriendo” tratando de acortar el paso al animal. “Me costó 5 disparos y le toqué tres veces una distancia de unos 100 metros sin mira”, explica el cazador.

Jabali Huesca Iñaki

Sin duda, fue un cochino duro de pelar para él. Pero realmente mereció la pena. En cuanto al peso, andaría por los 90 kilos, pero las defensas eran espectaculares. Tenía unos colmillos de 21,5 centímetros de longitud y 2'2 de ancho. Las amoladeras medían 13 centímetros y 5'5 de perímetro.

Un lance casi a bocajarro

El segundo jabalí lo abatió un par de semanas después en la localidad vecina de Jánovas, el día 24 de octubre. Iñaki detalla que el presidente del coto le mando junto a su amigo Óscar a una zona por las que los guarros se escapaban bastantes veces, “y nos dijo que nos buscáramos un punto para esperar”.

Cuenta que el jabalí vino solo, “escapándose de los ladridos y de los tiros de mis compañeros que estaban por la otra línea de puntos”. El joven lo escuchó venir entre la maleza un minuto o dos antes de que le entrara al puesto. De pronto, apareció a solo cuatro metros e Iñaki lo abatió de un tiro casi a bocajarro.

Jabali Huesca Iñaki

La boca de este guarro poco tenía que envidiar al otro: 18,5 centímetros de colmillos y 2,7 de anchura. Por su parte, las amoladeras medían 13,7 de largo y 7 de perímetro.