Pasar al contenido principal
siendo fundamental en la evolución de los homínidos

Un catedrático en Prehistoria afirma que “la caza es lo que ha hecho que estemos hoy aquí”

Los estudios cientificos han demostrado que la actividad cinegética ha sido determinante para la evolución de los primeros homínidos hasta ahora y que el ser humano ha sido prácticamente siempre cazador.
Un catedrático en Prehistoria afirma que “la caza es lo que ha hecho que estemos hoy aquí” Millones de años después, el ser humano sigue siendo cazador.

Su nombre es Germán Delibes de Castro y es catedrático de Prehistoria de la Universidad de Valladolid. Para él y el resto de sus colegas científicos e investigadores de los orígenes de la humanidad, que la caza y la conversión a seres carnívoros, ha sido "la actividad más trascendente de los humanos durante el 99% del proceso histórico y, sin duda alguna, la que ha hecho que hoy estemos aquí”, en palabras del propio Delibes de Castro.

En las áridas sabanas del este de África, hace 2 millones de años que nuestros antepasados los australopitecos, comenzaron a cazar por primera vez, pasando de una dieta vegetariana a una omnívora, que acabó derivando en hacernos en gran medida carnívoros. Privados de las dotes naturales de los grandes depredadores como las garras o los colmillos, comenzamos a desarrollar la imaginación y el ingenio, para fabricar utensilios y armas que suplieran su falta. 

De la necesidad nació la virtud 

A su vez, la necesidad de planificar una cacería y organizarse para llevarla a cabo, nos hizo desarrollar la capacidad intelectual y algo tan elemental como el lenguaje. El Homo habilis se convirtió en carnívoro y con el cambio de dieta, se produjeron importantes cambios anatómicos, de conducta y cognitivos. “Los científicos destacan que el volumen encefálico de este homínido, con 600 centímetros cúbicos, creció un tercio en medio millón de años, llegando al cerebro del Homo ergaster y multiplicándose por tres en apenas dos millones de años. Además, no fue casualidad que este homo fuera el primate de menor intestino que comenzó a configurarse como humano inteligente”, explican en el diario Noticias de Navarra al respecto. 

No fue hasta el Neolítico cuando los primeros homínidos comenzaron a asentarse, a convertirse en seres sedentarios y comenzar a cultivar la tierra o criar ganado. Fue entonces cuando la caza dejó de ser indispensable para alimentarse, pero las épocas glaciares llevaron al límite a nuestros antepasados que sobrevivieron gracias a la carne de caza, las pieles que conseguían cazando y la grasa de sus presas. 

Las conclusiones de Delibes de Castro son claras: por un lado, la actividad cinegética ha sido fundamental en el desarrollo y evolución de los homínidos hasta llegar a la actualidad,; y por otro, que el 99,5% de su existencia, el hombre ha sido cazador.