Pasar al contenido principal
Después de un accidente en Oviedo

Esta carta de un conductor tras chocarse con un jabalí está arrasando

Tras sufrir un accidente por la invasión del cochino en la carretera, el coche de Rubén Faya Pérez quedó totalmente siniestro. Fruto de su calentón, escribió una magnífica carta que está arrasando y pone en evidencia el asunto de la plaga de jabalíes.
Carta accidente jabalí Imagen de archivo de un jabalí en la cuneta tras un accidente.

Rubén Faya Pérez, un vecino de Asturias, sufrió recientemente en Oviedo un accidente provocado por el choque con un jabalí que invadió la vía. La consecuencia, la misma a la que se enfrentan muchos conductores en cuyas zonas existe sobrepoblación de jabalíes, coche siniestro y serios daños personales.

A raíz del suceso, el conductor decidió remitir una carta a La Voz de Asturias para mostrar su justificada queja. Recado no solo apuntando al asunto de la plaga cochinera, sino también a las administraciones responsables del mantenimiento de las vías. A continuación reproducimos este escrito que, como decimos, ha sido publicado por el citado medio asturiano y redactado por el propio afectado:

“En estos momentos en los que aún estoy en caliente, empezando a enfriar y notando pequeñas molestias en la zona cervical, supongo que del susto y estrés vivido, me pongo en contacto con ustedes a ver si por lo menos el derecho al pataleo lo ejerzo. Hoy hacia las 20.20 de camino a mi casa por una autovía, no poco, si no nada iluminada, se me apareció de la nada un jabalí. No lo pude esquivar y el resultado fue que hubo un accidente. La cuestión es que las carreteras dan pena y dolor, «se tragan» la luz del coche, no iluminan zonas conflictivas y puntos negros.
 
Al parecer en esa misma zona, según me comentó un profesional de mantenimiento de carreteras en el mismo lugar del accidente, ya hubo otro atropello a un jabalí. El peligro que se pasa por la poca visibilidad ya no se da tan solo durante el accidente, si no después, esperando a que la Guardia Civil llegara (lo hicieron rápido y realizaron un gran trabajo). 

Ahora me llegará la otra parte del problema, que sin ser culpa mía me tengo que «comer» yo solo, y es la compra de otro vehículo ya que me dan siniestro por el coche tal y como quedó. Pregunté quién se hacía cargo y me dijeron que el coto, si lo había, y si no mi seguro si tengo uno específico de animales. Yo lo tengo a todo riesgo y espero que eso valga para que me lo solucionen. Mi pregunta hace referencia sobre todo a los impuestos que pagamos. Si no buscan la manera de que no entre un animal salvaje a la carretera, ¿una parte del impuesto de circulación para dónde va? 

Por otro lado, si en lugar de un animal salvaje fuera un perro, una vaca o animal doméstico, al pobre dueño/a le arruinan la existencia. No entiendo que un gobierno nacional o municipal no arregle estas cosas y se vayan de rositas, y al pobre ganadero se le arruine la vida. Yo ahora tendré casi al 100% que invertir en otro vehículo. Mi coche tenía apenas cuatro años y 100.000 kilómetros y lo que me den por él no me da ni para pipas. El  responsable de la carretera debería abonar una parte del valor del coche y el seguro el resto para comprarme algo igual a lo que tengo. Pero no, siempre lo paga el pobre, el que está viendo cómo sacan leyes solo para algunos, y que también los seguros saquen ideas nuevas en donde solo se nos encarecen las cosas y cada vez tenemos menos derechos. ¿Quién protege al usuario que no hace más que pagar? 

Si en lugar de coche hubiera ido en moto, probablemente la cosa sería mucho más grave, y quien sabe, igual el seguro pagaría una indemnización ridícula a los seres queridos. El problema de los jabalíes es gordo aquí en Asturias y no se está dando importancia. Entran a las ciudades y en la zona del parque del oeste. Incluso dando clase de tenis a niños, veías a un jabalí paseando. ¿Las soluciones las empezarán a tomar cuando alguien muera? El ciudadano está desprotegido y «vendido». Puedes estar pagando un coche por algo que no es culpa tuya, tienes que seguir pagándolo y encima sumar uno nuevo. Lo que espero de este mensaje es simplemente que se dé voz a este conflicto y, con suerte, que algún cargo político lo lea y decida mover un dedo para solucionar este problema que tenemos con los jabalíes en Oviedo”.