Pasar al contenido principal
En San Miniato, Italia

Las autoridades advierten a los cazadores: los lobos están atacando a personas

Cerca de los pueblos y al lado de las casas, los lobos han aprendido a cazar perros domésticos y han llegado a rodear a familias enteras que salían a montar en bicicleta.
Las autoridades advierten a los cazadores: los lobos están atacando personas Los lobos han llegado a cercar a familias montando en bicicleta.

La situación de los lobos en Italia es muy parecida a la de España. Después de haber prácticamente llegado a la extinción en la década de los 70, las poblaciones de lobo se han recuperado hasta llegar a unos niveles insostenibles para la carga que puede soportar el hábitat en algunas zonas. El problema es que cuando una especie supera la capacidad de carga del medio, comienza a pasar hambre y a buscar alimento de otras maneras. 

Para los lobos, la alternativa más fácil y asequible de encontrar alimento son los núcleos urbanos. Entre el ganado, los perros domésticos o los gatos callejeros, las ciudades y pueblos se han convertido en una especie de buffet libre donde alimentarse. Pero la convivencia tan cercana con seres humanos, se acaba traduciendo en una pérdida absoluta del miedo al hombre, que puede derivar a su vez en acabar viendo a las personas como está ocurriendo en Italia. 

El ataque a los ciclistas

Después de algunos episodios atribuibles a lobos en San Miniato, las personas temen por la seguridad de quienes frecuentan el campo para caminar, cazar, cualquier tipo de pasatiempos, deportes o disfrutar de un poco de tranquilidad solo o con la familia. “Han visto dos lobos en la cerca de la iglesia. Hay corredores y ciclistas perseguidos por lobos en la serie de encuentros cada vez más frecuentes y también por perros callejeros”, explicaba Piero Taddein, cazador de la zona.

Mediante el Acta Consolidada de las autoridades locales, se atribuye al alcalde la supervisión de todo lo que pueda afectar la seguridad y el orden público. En ese sentido, Federcaccia San Miniato (la federación de Caza local),  "quiere compartir todas las verdades detrás de este fenómeno y, no es nuestra intención crear alarmas o fobias, pero es nuestra prioridad informar a aquellos, incluidos los cazadores, que están acostumbrados a caminar solos por el campo, que ahora deben ir incluso con sus perros con correa en el campo de Samminiatesi”.

El paralelismo con España

Los cazadores italianos ya trasladaron sus propuestas y sus preocupaciones al Ayuntamiento, pero no han obtenido respuesta desde 2017 y la situación sólo ha ido a peor. Exactamente igual que ocurre en cantidad de municipios españoles, donde los lobos han hecho del pueblo su coto de caza y hemos llegado incluso a verlos salir con un perro raza Yorkshire entre las fauces. 

Los ganaderos están afónicos de gritar que hay que controlar al lobo y no les falta razón. la conservación no es incompatible con el control, al revés. Para que la convivencia con grandes depredadores sea posible, es necesario mantener un equilibrio. Los lobos siempre eligen sus presas en función de la cantidad de comida que pueden sacar, con el menor riesgo posible. Es decir, que un jabalí supone un alto riesgo de salir herido, pero una oveja o un ternero, son una gran fuente de alimento sin apenas correr riesgo.