Pasar al contenido principal
Determinadas en el Decreto 149/2016 para controlar la tuberculosis bovina

¡Atención! Medidas sanitarias de salvaguardia sobre los Sandach en Extremadura

Hoy ha sido publicado el Decreto que determina medidas sanitarias de salvaguardia sobre los subproductos animales no destinados al consumo humano, los cadáveres y sus partes, de piezas de caza mayor, al objeto de controlar la tuberculosis en Extremadura.
Sandach_Decreto_DOE_M Venados de montería transportados a la junta de reses.

Se trata del Decreto 149/2016, de 13 de septiembre, publicado en el Diario Oficial de Extremadura de 19 de septiembre de 2016, y en él, además de las medidas sanitarias de salvaguardia sobre los subproductos animales no destinados al consumo humano, los cadáveres y sus partes (Sandach), de piezas de caza mayor, al objeto de controlar la tuberculosis bovina en Extremadura, podemos leer que “con las medidas sanitarias aplicadas en el sector bovino español desde hace más de 25 años, la tuberculosis bovina ha evolucionado favorablemente en toda España, incluida Extremadura. Sin embargo, en los últimos 10 años, en algunas comunidades autónomas, como la nuestra, ligadas fundamentalmente a la producción extensiva, esta tendencia favorable no  sólo se ha estancado sino que está resultando ciertamente desfavorable. Entre las causas que pueden contribuir al estancamiento y aumento de la prevalencia en tuberculosis bovina, los expertos que forman parte de las autoridades en materia de sanidad animal del Estado y de las comunidades autónomas, incluidos los laboratorios nacionales y europeos de referencia para esta enfermedad, junto a otros expertos en la materia adscritos a otros organismos, públicos o privados, incluidos los asociados a universidades españolas, que se constituyen en asesores técnicos de apoyo al programa, han identificado la incorporación, desde hace mucho tiempo, de animales silvestres relacionados con la actividad cinegética de la caza mayor, especialmente el jabalí y el ciervo, como reservorios de la tuberculosis bovina con capacidad de transmisión de la misma entre la especie y entre las especies.

Los bovinos y otras especies ganaderas (caprinos) están siendo sometidos a intensos controles individuales para la identificación de individuos infectados y su eliminación del medio natural, controles que son difícilmente aplicables de forma rutinaria en ungulados silvestres cinegéticos. Deben iniciarse, por tanto, actuaciones sanitarias en estos últimos que se encaminen al control de la tuberculosis bovina, y en este sentido, el control sanitario de los subproductos animales no destinados al consumo humano es un eje fundamental. Por otra parte, es indudable que la inmensa mayoría de los subproductos no destinados al consumo humano proceden de actividades cinegéticas colectivas como son monterías, ganchos y batidas, en comparación con los que proceden de actividades cinegéticas individuales como puedan ser los recechos, esperas y rondas, lo que se traduce en una diferencia importante en el riesgo sanitario de transmisión de enfermedades de los primeros respecto de los segundos”.

Así las cosas, y debido al interés que esta norma despierta por las repercusiones que tiene en la celebración de monterías, ganchos y batidas, en documento adjunto encontrarán el Decreto íntegro para su consulta y descarga.

(Fotos: Félix Sánchez)