Pasar al contenido principal
incluso salen robando cámaras de fototrampeo y destrozando comederos

Animalistas radicales graban un vídeo destrozando puestos de caza y lo suben a Facebook

Un grupo de radicales se ha grabado un vídeo en el que destrozan puestos de caza, volcando torretas y partiendo las vigas a hachazos, para después colgarlo en su página y fardar de la hazaña.
Los animalistas radicales derribando una de las muchas casetas de caza que destrozan en el vídeo. Los animalistas radicales derribando una de las muchas casetas de caza que destrozan en el vídeo.

La agresividad de los animalistas radicales está llegando a niveles insostenibles, que empiezan a poner en serio peligro la integridad de los que practican la caza y han sobrepasado todos los límites de la legalidad, la ética y la moral. El grupo de radicales anticaza franceses “Groupe d'Action Contre la Chasse du Blaireau et du Renard”, ha publicado un vídeo recopilatorio de sus numerosos ataques a puestos de caza.

Animalistas radicales rompiendo puestos de caza

Colándose dentro de los cotos, estos delincuentes -que hay que llamarles por su nombre-, se dedican a destrozar gran cantidad de casetas, puestos de espera y torretas de caza, que derriban o parten las vigas usando un hacha de mano. Después lo celebran con imágenes de la caseta destrozada sobre las que sacan “una peineta”, es decir, el dedo corazón contra la cámara, con carácter despectivo y de burla total. Peor no solo eso, sino que también roban cámaras de fototrampeo y sus tarjetas de memoria o destrozan comederos. 

Animalistas radicales rompiendo puestos de caza

La mayoría de las veces, cuando llevan a cabo estas acciones violentas y al margen de la ley, como es también reventar una cacería como hemos visto que ocurre cada vez con más frecuencia, suelen irse de rositas, ya que las autoridades en nuestro país no actúan con la firmeza necesaria. Las sanciones por estos delitos son mínimas o, directamente, se pasan por alto. Pero el 11 de abril de 2019, el senado de Francia acordó tipificar como delito los sabotajes de cacerías por parte de los colectivos animalistas y ecologistas

Los radicales se enfrentarán a penas de un año de prisión y multas nada desdeñable que pueden llegar hasta los 30.000 euros. En dicha sesión plenaria, se aprobaron además nuevas medidas para fortalecer la seguridad de la caza. Esperemos que con esa nueva normativa, acciones como las del vídeo no queden impunes.