Pasar al contenido principal
y el endurecimiento del control para obtener la licencia

Los animalistas piden test de drogas para los cazadores cada 6 meses

Criminalizando una vez más a todo un colectivo que realiza una actividad completamente legal y regulada, para menoscabar su imagen y fomentar el odio de la sociedad contra ellos.
Según los animalistas habría que hacer test psicotécnicos cada 6 meses igualmente. Según los animalistas habría que hacer test psicotécnicos cada 6 meses igualmente.

La Asociación Animalista Libera ha reclamado en Galicia que se endurezcan los controles para obtener la licencia de armas y que, de manera periódica, cada 6 meses todos los cazadores sean sometidos a un test psicotécnico y un test de drogas y estupefacientes. Esta solicitud la hacen después de que un varón se encerrara en una vivienda Vilagarcía de Arousa (Pontevedra), con “un arma empleada para cacerías”, según explican los animalistas. 

Se trata de una completa manipulación de la información, como es habitual en ellos, ya que nadie ha confirmado que se tratara de un cazador ni que fuese un arma de caza o ni si quiera de su propiedad. Pero tergiversando la realidad en su propio beneficio, desde Libera han solicitado “por activa y por pasiva un endurecimiento del sistema de control para obtener la licencia de armas y por extensión el permiso de caza”.

Desde Libera entienden que los test psicotécnicos “no se realizan con una regularidad adecuada”, por lo que entienden, “impide comprobar si alguna persona manifiesta desequilibrios psicológicos que pueden motivar el uso del arma contra personas”. En base a esto, solicitan un reglamento de caza en Galicia que “obligue a realizar controles de sustancias estupefacientes y psicotécnicos cada seis meses” a todos los cazadores. 

Es una maniobra descarada para fomentar el odio y el menos precio en la sociedad, a un colectivo al que intentan dibujar como un peligro social. Además de por supuesto, buscar siempre la creación de mayores trabas administrativas y procesos más tediosos, para acaba disuadiendo a todos los aficionados posibles a colgar las armas.