Pasar al contenido principal
una temeridad a la vista de las evidencias

Los animalistas mienten y niegan que los osos bajen a los pueblos en España

La Fundación Oso Pardo ha negado que los osos bajen a los pueblos en Asturias o León, algo falso que podemos desmentir con todos los vídeos que han grabado vecinos de osos junto a las casas.
La FOP miente negando que los osos bajen a los pueblos en España La FOP miente negando que los osos bajen a los pueblos en España

“Ante algunas noticias aparecidas en los medios que recogen declaraciones de vecinos de zonas oseras occidentales (Cordillera Cantábrica) afirmando que “los osos campan por el medio de la población” y que “se pasean por los pueblos” como si fueran personas, la Fundación Oso Pardo (FOP) queremos dejar claro que esto no es cierto y que no hay motivo para ninguna alarma”, es el primer párrafo del escrito mediante el que la FOP niega la presencia de osos en los pueblos españoles. 

Aseguran que estos animales se sienten atraídos por las frutas y la miel, y que se trata de ejemplares sueltos que bajan a pueblos de montaña durante la noche para precisamente, no tener encuentros con seres humanos. Es cierto que la mayor visibilidad de la especie se debe al aumento considerable de sus poblaciones, pero es innegable que los osos, están acostumbrándose a bajar a los pueblos para alimentarse y que, en algunas ocasiones, han puesto en peligro la vida de personas. 

Ya se ha producido un ataque a una persona

El caso más llamativo fue el del ataque de un oso pardo a un vecino de Villablino, en León, a las 17:30 horas de la tarde, cuando paseaba por un camino del pueblo. José Manuel Rodríguez, de 58 años, fue sorprendido por el plantígrado que se abalanzó sobre él, y consiguió salvar la vida trepando a un árbol tras unos raíles ferroviarios abandonados. 

En Cangas del Narcea, (Asturias), el pasado 11 de mayo, las cámaras de vigilancia de un domicilio grabaron un oso merodeando en su jardín, que posteriormente se supo que había estado vagando por varias zonas del pueblo. Es imposible no plantearse el riesgo que supone para una persona que llegue a esas horas a su domicilio, o qué puede pasar en caso de tener perros en el jardín. Sin ir más lejos, hace unos días compartíamos el vídeo de un vecino que abrió la ventana de su casa y se encontró un oso en el jardín. 

En Bao, un vecino salió a plena luz del día a la calle y se topó con un oso subido en un árbol. Las colmenas cerca de algunos pueblos son pasto de los osos casi diariamente y en Somiedo, los osos destrozaron el remolque metálico de un vecino donde almacenaba el pienso de su ganado. Es comprensible que la FOP quiera llamar a la calma, porque la convivencia con estos grandes depredadores es ya una realidad, gracias a la recuperación de la especie en la Cordillera Cantábrica. 

Negar la evidencia 

Pero es una temeridad negar la evidencia, en vez de empezar a plantearse medidas y soluciones para las incursiones de los plantígrados en los pueblos, educar a las personas que viven en zonas oseras sobre cómo protegerse en caso de encontronazos con estos animales, cómo proteger sus viviendas, sus mascotas y su ganado, y pelear realmente porque las ayudas por los daños ocasionados por osos, se paguen a los damnificados. Porque basta hablar con los ganaderos para darse cuenta de que en muchas ocasiones, muchas mas de las deseables, se quedan sin ganado o sin colmenas, y sin la correspondiente indemnización.