Pasar al contenido principal

Los agricultores exigen reducir jabalíes y ciervos

La Alianza UPA-COAG exigióa la Consejería de Fomento y Medio Ambiente un plan integral de control poblacional de la fauna para reducir “de forma drástica” los ejemplares de jabalíes y ciervos, que provocan daños a la agricultura.
diariode-soria-1 Logo Diario de Soria.

“En estos días, en los que se desarrollan tareas de recolección, se pone en evidencia con mayor claridad el elevado grado de  daños en los cultivos”, indicó el responsable de Medio Ambiente de COAG, José Manuel Soto. “Los daños provocados por la fauna silvestre ya se extienden a toda la provincia y hay poblaciones estables de especies de caza mayor asentadas incluso en zonas de regadío, donde encuentran refugio y alimento”, añadió.

Soto calificó de “testimoniales” las siembras en zonas como la Sierra de la Culebra, donde la fauna provoca datos en todos los cultivos. “La indignación de la población de la zona es patente, pues ni los huertos domésticos consiguen salvarse de los daños, a pesar de las medidas disuasorias que se toman”, indicó. “Poblaciones de ciervos, partiendo de la Sierra de La Culebra, han ido colonizando superficies de zonas limítrofes, donde han encontrado mejor sustento, para desplazarse y asentarse en Los Valles de Benavente y otras zonas próximas. El campo zamorano no soporta más la presión de la fauna sobre los cultivos”, insistió.

Por lo que se refiere al jabalí, la Alianza UPA-COAG recalcó que hay poblaciones estables en toda la provincia. “Dada su alta densidad y partiendo de zonas tradicionales de monte y matorral, se han ido asentando en superficies de cultivos de primavera”, expuso la organización agraria, en alusión a las superficies aisladas de regadío mediante pozos de sondeo. “Provocan con sus daños que determinados agricultores se estén planteando el abandono de este tradicional cultivo, sin alternativa rentable que le sustituya”, anotó.

En este contexto, la organización agraria acuso a algunos cotos de caza y a la propia Administración de “preocuparse únicamente por obtener más y mejores trofeos de caza, sobre la base de una mayor densidad de hembras hacia las que no ha habido ningún control porque no interesaba económicamente” apostilló: “Esa falta de control sobre el cumplimiento de los planes cinegéticos ha supuesto a medio plazo el desmedido incremento de ejemplares que han ido colonizando territorios”.

Igualmente, afirmó que la solución no radica en las posibles indemnizaciones por parte de los cotos de caza. “Las reclamaciones emprendidas por parte de agricultores contra los cotos de caza, en muchos casos, de caza menor que no tienen en sus planes cinegéticos el aprovechamiento de la caza mayor, generan innecesarios enfrentamientos entre agricultores y cazadores, que conviven en un mismo entorno”, denunciaron los responsables de la Alianza UPA-COAG. “Por otra parte son procesos costosos, que necesitan de peritación, y de intervención jurídica”, agregaron.