Pasar al contenido principal
La historia real de un furtivo pillado por los agentes forestales

“Por 12 míseros euros de multa por furtivear un corzo, no me parto la cara”

Es el desesperado testimonio de un agente forestal de la sierra de Madrid, que denuncia las “ridículas sanciones” por el furtivismo en la Comunidad, que solo fomentan que haya más cada vez.
Un corzo abatido ilegalmente interceptado por la Guardia Civil. Un corzo abatido ilegalmente interceptado por la Guardia Civil.

Los agentes forestales de la Sierra de Madrid están hartos de la situación. Se ven solos, sin herramientas ni medios para combatir un furtivismo cada vez más frecuente y más descarado, al que tienen que hacer frente arriesgando a veces su integridad para que luego la multa sea tan ridícula, como la que le pusieron a un furtivo de 12 euros por haber matado un corzo ilegalmente. 

Esta situación fomenta irremediablemente este tipo de prácticas ilegales, que ahora con la cuarentena se están acentuando porque “ahora estamos nada más que para emergencias y para echar a la gente del campo, porque todavía hay algunos irresponsables que salen a correr o en bici y demás. Pero el furtivismo sigue igual o más que siempre, por desgracia aquí hay mucho furtivo y es muy habitual”

Las palabras se precipitan de la boca de este agente, que ha preferido mantenerse en el anonimato, con una palpable irritación mezclada con la rabia propia de la impotencia. No es para menos. “Ellos saben que la mayor parte de los días no trabajamos por la noche y cuando estamos, es haciendo guardia de incendios o para atender emergencias. Por las noches no hay vigilancia estricta para ese tema, no hay una vigilancia real, no existe por las noches y lo saben y lo aprovechan”, relata con frustración. 

furtivos detenidos

“Las multas son de risa”

Una situación insostenible que se ve favorecida por la falta de medios: “El Seprona tiene cuatro patrullas para la Comunidad de Madrid y al final cuando estamos de guardia, estamos solos muchas veces. Así que entre que llamas a la Guardia Civil a ver si te acompaña una patrulla y vienen o no, tu me dirás… Ya puedes tener un chivatazo o algo así que sino es muy difícil cogerles. Y además esta el tema de las multas, que son de risa”.

El furtivismo siempre ha estado presente en toda la Sierra de Madrid, en municipios como Hoyo de Manzanares, Colmenar Viejo o El Escorial. El problema es que con unas multas tan ridículas, ni si quiera el poder ser pillado por los agentes hace de disuasorio. “A un tipo le pillamos matando un corzo fuera de temporada, todo completamente ilegal y le pusieron 12 euros de multa. Sinceramente, es que estando solo no me voy a partir la cara por coger a un tipo jugándome la vida, porque en muchas ocasiones son violentos, para que luego le pongan 12 míseros euros de multa”, nos explica el agente. 

Doce euros por matar un corzo ilegalmente

Hemos extraído un fragmento de la denuncia de estos hechos efectuada por la Asociación de Agentes Forestales de Madrid (Apaf-Madrid), en la que relataban que “un operativo conjunto efectuado por agentes forestales y guardias civiles el 31 de enero de 2010, detuvo a cinco cazadores furtivos que acababan de abatir un corzo en la zona del cerro San Pedro, en Colmenar Viejo.

corzo furtiveado

Cuatro Agentes en dos vehículos dedicaron más de dos horas al seguimiento de los furtivos, más el tiempo de la intervención que consintió en la redacción de las correspondientes denuncias y los trámites preceptivos para el decomiso de las cinco armas que llevaban. Un año después, la multa es de 12,02 euros por poseer una pieza de caza mayor en época de veda, además de una indemnización de 90,15 euros y 3 euros por el rescate del arma”. Vergonzoso.

Pero no ha sido el único caso clamoroso de multas insignificantemente despreciables: “A otro le cogimos puesto de retranca en una montería, que le pille yo con un rifle y llevando a su hijo de 11 años con él. Le denuncie y ¿sabes cuánto le pusieron de multa? Otros 12 euros. Es cierto que todo depende de las circunstancias y la especie y demás, pero para especies cinegéticas que no están catalogadas como “en peligro”, matadas ilegalmente, funciona el reglamento de caza como de los años 70 o por ahí, que recoge unas penas así de irrisorias y la Comunidad de Madrid nunca se ha preocupado por actualizar las sanciones de furtivismo”.