Pasar al contenido principal

Adiós a la venta de armas en Facebook e Instagram

Los ciudadanos ya no podrán utilizar las redes sociales para anunciar y contactar con posibles compradores de armas de fuego aunque sí que las emprsesas podrán seguir promocionando sus productos en estas redes sociales.
armas-FB-INSTA-m Los particulares no podrán vender armas a través de Facebook o Instagram.

La mayor red social del mundo en número de usuarios, Facebook, ha anunciado la prohibición, tanto en su plataforma principal como en Instagram, de su propiedad, de vender armas de fuego entre particulares.

En un comunicado, la jefa de política de productos de Facebook, Monika Bickert, anunció que los ciudadanos ya no podrán utilizar las redes sociales para anunciar y contactar con posibles compradores de armas de fuego. La prohibición afectará sólo a las transacciones entre particulares, por lo que las empresas autorizadas para ello podrán seguir promocionando sus productos en Facebook e Instagram.

Facebook ya prohíbe la venta a través de sus plataformas de marihuana, productos farmacéuticos y drogas ilegales. Pese a no estar directamente implicadas en las operaciones, las redes sociales sirven de mercado on-line para negociar la compra-venta de armas de fuego, lo que durante los últimos meses ha hecho que aumentase la presión sobre Facebook a favor de esta medida por parte de políticos y activistas.

Desde la matanza en la escuela Sandy Hook de Newtown (Connecticut) en diciembre de 2012, en la que fueron asesinados 20 niños y seis adultos, el presidente de EE.UU., Barack Obama, ha llevado a cabo una campaña a favor de una mayor regularización del derecho constitucional a poseer y portar armas.

Tras el atentado de San Bernardino (California) del pasado 2 de diciembre, en el que dos terroristas atacaron un centro de asistencia para discapacitados, mataron a catorce personas e hirieron a más de veinte con armas adquiridas legalmente en EE.UU., los esfuerzos de Obama se han redoblado y el control de las armas de fuego se ha vuelto a situar en el centro del debate político.