Pasar al contenido principal
Y LOS AFECTADOS SIGUEN SIN NOTICIAS DE LAS INDEMNIZACIONES

Menos de un año para el fin de la caza en Picos de Europa

El fin de la cinegética en los Parques Nacionales se acerca y en municipios como Posada de Valdeón y Oseja de Sajambre, no tienen noticias del MITECO para iniciar negociaciones sobre las indemnizaciones por el fin de la caza.
La caza deja unos ingresos directos de entre 50.000 y 60.000 euros anuales en cada junta vecinal de los municipios del P.N. Picos de Europa. La caza deja unos ingresos directos de entre 50.000 y 60.000 euros anuales en cada junta vecinal de los municipios del P.N. Picos de Europa.

La Ley de Parques Nacionales de España de 2007 prohibía el aprovechamiento cinegético, forestales y de pesca de estos terrenos, otorgando una moratoria de 10 años para que los municipios incluidos en estos espacios -cuya economía depende en gran medida de los ingresos generados directamente de la caza-, recibieran una indemnización una vez entraran en vigor las restricciones. Esta Ley que caducaba en 2017, con la modificación de la Ley de Parques Nacionales del año 2014 se amplió la moratoria hasta finales de 2020.

Ahora queda menos de un año para el fin de la moratoria y por lo tanto, el fin de la actividad cinegética y el Organismo Autónomo de Parques Nacionales, que depende directamente del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco), se encuentra en pleno proceso para elaborar un protocolo, que fije los baremos por los cuales se concederán las indemnizaciones a los propietarios de los derechos cinegéticos de los espacios naturales. 

Miteco no quiere negociar

Los municipios leoneses del Parque Nacional de Picos de Europa, como son Posada de Valdeón y Oseja de Sajambre, que suman 24.000 hectáreas de terrenos cinegéticos en las que se pueden abatir jabalíes, corzos, ciervos, rebecos y lobos, se encuentran muy pendientes de todo este procedimiento, ya que la caza supone para ellos la principal fuente de ingresos. Los alcaldes de ambos municipios no han recibido noticias todavía del Miteco para iniciar una negociación, quienes ya se han puesto en manos de un abogado para calcular las posibles indemnizaciones que debieran recibir tras la entrada en rigor de las restricciones. 

En Oseja de Sajambre, las juntas vecinales dejan de media unos 50.000 euros anuales por la venta directa de permisos de caza cada una. En Posada de Valdeón, la cifra asciende a 60.000, a lo que hay que sumar en ambos casos, todos los ingresos derivados de la hostelería de la zona y otros gastos que dejan los más de 2.000 cazadores que al año acuden al Parque Nacional de Picos de Europa. Desde la dirección general de Medio Natural de la Junta de Castilla y León, llevan tiempo instando al Ministerio de Transición Ecológica para que convoquen una mesa de negociación, a fin de acordar las cifras de esas indemnizaciones, pero por el momento no hay respuesta por parte del Gobierno.