Pasar al contenido principal
A LA ESPERA DE LA SENTENCIA

9 meses de prisión y más de 2.000 euros de multa por furtivear conejos

Un hombre fue detenido por colocar 91 trampas para atrapar conejos y ahora la Fiscalía de Tarragona ha pedido 9 meses de prisión para él, además de la correspondiente multa.
Había colocado 91 trampas ilegales a lo largo de más de un kilómetro de mallado. Había colocado 91 trampas ilegales a lo largo de más de un kilómetro de mallado.

A las siete de la tarde del 26 de mayo de 2017, un hombre fue sorprendido por el guarda rural de Constantí, repasando los cepos metálicos y sin tope que había colocado a lo largo de un kilómetro y 160 metros de alambrera en el área privada de caza La Constantinenca. 

En total los agentes decomisaron 91 trampas en la finca, de la que ni era socio, ni tenía permiso para cazar allí, ni por supuesto no se encontraba durante el periodo habilitado para la caza del conejo ni empleando métodos legales. Este cúmulo de atropellos a la legalidad le va a salir caro y tras pasar a disposición judicial, ahora se enfrenta a los cargos que la fiscalía le imputa y la condena que piden para él. 

Una condena ejemplar

El fiscal encargado del caso, ha pedido para el acusado cargos por delito contra la fauna y la flora por el empleo de métodos no selectivos de captura, que se traducen en 9 meses de prisión, dos años de inhabilitación para el trabajo con animales y cuatro años de penalización sin poder ejercer el derecho a cazar y/o pescar. 

Ademas, la Fiscalía ha pedido una condena con multa de 2.160 euros por cazar en terreno con regimen cinegético especial sin autorización, tal y como recoge en el texto formulado: “El que cace (...) en terrenos públicos o privados ajenos, sometidos a régimen cinegético especial, sin el debido permiso de su titular o sometidos a concesión”.