Pasar al contenido principal
UN COMIENZO DE LA TEMPORADA INMEJORABLE

Asturias lleva 173 jabalíes abatidos en 15 días

Los cazadores asturianos comenzaron la temporada a primeros de septiembre y en apenas 15 días han abatido 173 jabalíes, siendo el más llamativo hasta ahora un navajero de 105 kilos.
Resulta llamativo la cantidad de jabalíes abatidos por encima de los 80 kilos de peso. Resulta llamativo la cantidad de jabalíes abatidos por encima de los 80 kilos de peso.

La temporada de caza mayor en el Principado de Asturias dio el pistoletazo de salida a primeros de septiembre, con unos resultados que auguran una muy buena temporada cinegética para la región. Las capturas más abundantes se han producido en los cotos cercanos a la costa y hasta ahora, el ejemplar más destacable ha sido un navajero de 105 kilos de peso abatido por Juan Luis Toraño en Sellón. Llanes es la localidad que encabeza la lista por el momento, con 47 jabalíes abatidos. Y una de las mayores hazañas la protagonizó Francisco Pis Ruiz, que se hizo con un triplete de cochinos de 50, 55 y 70 kilos. 

 

Jabalíes de mucho peso 

 

A pesar de se trate de ejemplares que no tengan grandes colmillos, los animales que se están cobrando son un de un tamaño descomunal. Bien es cierto que por las zonas del norte de España los jabalíes tienden a ser más grandes de cuerpo, en lo que va de temporada son muchos los que se han cobrado en Llanes que superen la barrera de los 70 kilogramos. Los cazadores llaniscos están de enhorabuena ya que el fin de semana pasado se hicieron con 17 ejemplares, entre los que había cinco de 80 kilos e incluso un par de 90. 

 

Por la zona de Cangas de Onís y Pares, suman hasta la fecha 38 jabalíes pasaportados, 14 de ellos durante el fin de semana pasado. Si bien la cifra no es nada desdeñable, apenas lograron hacerse con un ejemplar por encima de los 80 kilos. Las diferencias de tamaño en las zonas están quedando de manifiesto a la vista de los resultados, pero lo que es más que patente con este arranque de temporada es la necesidad de controlar la población que existe en la comunidad.