Pasar al contenido principal
La especie ya no es de interés preferente

No se cazarán conejos como medida de control ni habrá repoblaciones en Castilla-La Mancha

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha dejado sin efecto el decreto por el que declaró el conejo de monte como especie cinegética de interés preferente y aprobaba el plan general de la especie en Castilla-La Mancha.
No_caza_conejos_G Ejemplares de conejos abatidos durante una jornada de caza menor.

Una medida que han tomado desde la Consejería del ramo para realizar una revisión exhaustiva de la situación de la especie en la región. En algunas zonas hay superpoblación de conejos y, en otras, los ejemplares “han desaparecido completamente”, detalla Agricultura. Con este estudio quieren determinar si seguir o no considerándola como preferente. Por tanto, no se podrán cazar conejos a través de autorizaciones de control poblacional.

 

Asimismo, la derogación del plan supone el fin de las repoblaciones de este animal que ha provocado cuantiosos daños a la agricultura de la región desde hace años. Era una exigencia que Asaja venía reclamando desde hace tiempo. A juicio del sindicato, este decreto, que desde ayer queda sin efecto, era un instrumento legal que protegía al conejo y permitía su repoblación a pesar del perjucios que generaba en los cultivos.

 

Tras recordar que el decreto de 2009 declaraba el conejo de monte como especie cinegética de interés preferente y aprobaba el Plan General de la especie en Castilla-La Mancha, añade que en los últimos años se han producido unos desequilibrios poblacionales importantes.

 

Especie tradicional

 

El Ejecutivo recuerda que el conejo de monte es una de las principales especies cinegéticas de caza menor. La abundancia de las poblaciones de conejo en los campos castellanomanchegos y su amplia distribución territorial ha permitido que la caza del conejo, en sus múltiples modalidades, haya sido una de las actividades cinegéticas con mayor tradición en Castilla-La Mancha.

  Conejo de monte.

 

El nuevo decreto tendrá efectos desde el día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha y se podrá recurrir en el plazo de un mes ante el Consejo de Gobierno.

 

También cabrá plantear un recurso contencioso administrativo –prosigue el texto- ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha en el plazo de dos meses a contar desde el día siguiente al de su publicación en el DOCM.