Pasar al contenido principal
EN EL DÍA DE LA CAZA

"Os garantizo que nadie os va a arrebatar el orgullo de ser cazadores. Levantad la voz conmigo”

El emotivo mensaje de José Antonio Sarasketa en el día de los cazadores celebrado el pasado domingo, en el que repartió a los “extremistas grotescos” y puso a varios ministros en su sitio.
Jose Antonio Sarasketa, uno de los personajes más importantes del panorama cinegético y uno de los pocos que se atreven a hablar sin pelos en la lengua. Jose Antonio Sarasketa, uno de los personajes más importantes del panorama cinegético y uno de los pocos que se atreven a hablar sin pelos en la lengua.

El domingo pasado se celebraba en Pais Vasco el día del cazador y el pescador organizado por la Asociación para el Cazador y el Pescador del País Vasco (ADECAP). La situación de la cinegética en la región vasca tiene un panorama desolador y que la Federación Guipuzcoana de Caza y la Diputación parecen no conseguir llegar a un acuerdo, fruto de las exigencias de la Diputación en el Convenio de Caza Mayor, por lo que la huelga de cazadores se prolonga. 

 

Los amantes de la cinegética celebraron su día con sabor agridulce, con el orgullo de llamarse a si mismos cazadores y alzar sus voces para defender la caza, pero conscientes de la sombra que se extiende sobre ellos culpa de los ecologistas radicales, que hacen peligrar el futuro de la actividad. En un ambiente tan especial, José Antonio Sarasketa, presidente de ADECAP, pronunció un emotivo discurso que consiguió rescatar el ánimo de los presentes. 

 

“Os garantizo que nadie os va a arrebatar el orgullo de ser cazadores. Levantad la voz conmigo”, concluía sus palabras arrancando el aplauso del público, pero antes de eso, se tomo la libertad de poner en su sitio a los políticos y grupos ecologistas radicalizados donde no faltaron los nombres propios, incluso de aquellos que tienen asiento en la Moncloa. Sarasketa de 76 años de edad, no está por la labor de morderse la lengua y lo hizo saber. 

 

“Extremistas grotescos subvencionados por la izquierda”

 

“La que nos está cayendo”, ironizó con sorna. “No pretendo asustar ni ser agorero, pero tenemos un problema importante”, reconocía de forma inevitable. Una verdad dolorosa que debemos enfrentar desde todo el colectivo, para evitar que la podredumbre de ideas radicales animalistas sigan calando a pesar de la lacra de argumentos del discurso. Arremetió entonces contra la “colección de extremistas grotescos subvencionados por la izquierda”, que conforman esa ideología radical anti-caza. 

 

En contraposición, Sarasketa ensalzó el trabajo y puso como ejemplo al presidente de Francia, quien ha establecido multas de hasta 30.000 euros para aquellos que se atrevan a boicotear la actividad de los cazadores. Algo bastante habitual en España los últimos años, sobretodo en Galicia donde cada vez es más habitual ‘reventar’ las cacerías. Fue entonces cuando llegó el turno para los ministros Teresa Ribera y Jose Luis Ábalos, sobre los que cargó diciendo que “hay dos ministros del Gobierno de España que se permiten el lujo de llamarnos casposos”.