Pasar al contenido principal
UN GRAN PASO EN LA LUCHA POR LA RECUPERACIÓN DE LA ESPECIE

Ha nacido un lince en Pirineos por primera vez en más de 100 años

Ha ocurrido en centro de recuperación de fauna del Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio, en la provincia de Lleida. Esta cría alumbra esperanza al futuro de la especie y abre el camino de la recuperación.
Cría de lince. / Fotografía: Istock. Cría de lince. / Fotografía: Istock.

Hace más de 100 años que no nacía un lince en los Pirineos, hasta ahora. Muchos hablan de “un milagro” y la alegría se contagia conforme avanza la noticia, ya que a pesar de ser solo el primer nacimiento, se trata de un primer paso importantísimo y decisivo para el futuro del lince boreal en nuestro país, donde desde hacía muchos años se consideraba un animal extinto. El alumbramiento tuvo lugar en mayo pero no ha sido anunciado hasta ahora.

 

En la actualidad los linces boreales habitan diferentes zonas de Europa central, teniendo poblaciones más estables en los países escandinavos, el Cáucaso, Rusia o Mongolia. En España se lleva desarrollando durante años una campaña de reintroducción de la especie, que aunque por el momento no ha logrado los resultados esperados, sí ha conseguido que el lince ibérico vuelva a vagar por los montes de la mitad sur de nuestro país. Ayer mismo supimos que ‘Carla’, la hembra de lince llevada al Parque Nacional de Cabañeros a lo que prometía ser un retiro dorado a sus trece años de edad, emprendió el camino de vuelta a las sierras que la vieron nacer y ya se encuentra tras toda una epopeya de viaje, asentada de vuelta en Sierra Morena

 

La pieza que faltaba 

 

El cachorro de lince pesa ya 8 kilos, aunque deberá llegar en torno a los 30 cuando se convierta en adulto. “Ha nacido después de muchos años de que no hubiera linces en los Pirineos”, comentaba Miquel Rafa, director del área de Territorio y Medio Ambiente del Centro de Recuperación de Fauna Mon Natura, que gestiona la Fundación Cataluña - La Pedrera. Los padres del cachorro llegaron en el año 2008 al centro y tras el nacimiento, Rafa está convencido de que este hecho "va a ser educativo" ya que el lince “es una pieza que faltaba en el ecosistema pirenaico”. “Se trata de un ejemplar que está en cautividad y que da esperanza para que algún día se pueda plantear un proyecto de reintroducción”, comentaba el director de Centro. 

 

El lince boreal

 

Se trata de lince boreal o euroasiático, no de lince ibérico. El lince boreal es la especie de mayor tamaño y envergadura, pudiendo llegar a medir hasta 130 centímetros de largo (más la cola) y hasta 75 centímetros de alto. A diferencia del lince ibérico, cuyo pelaje suele ser leonado, con manchas oscuras, la especie euroasiática tiene un pelo rojizo y amarillento, que se torna grisáceo durante el invierno. Así, esta especie es un animal eminentemente carnívoro, que se alimenta principalmente de liebres, cabras salvajes, corzos, gamos, ciervos y otros animales.