Pasar al contenido principal
Ha ocurrido en Córdoba

Se va de montería y termina abatiendo dos vacas

Hecho insólito el que hemos conocido recientemente y sobre el que difícilmente se puede encontrar una explicación lógica a pesar de lo que pueda parecer en un principio.
Monteria_abate_vacas_G El supuesto autor del abate de las dos reses despiezó una de las vacas.

Recientemente, la Guardia Civil ha detenido en Córdoba a un hombre que se encontraba de montería y, durante el desarrollo de la misma, abatió dos reses vacunas.

 

Esta persona, de 42 años y vecino del municipio de Cerro Muriano, se enfrenta ahora a un delito de robo con fuerza, daños y maltrato de animal.

 

Estos hechos han sido puestos en conocimiento de los medios a través de la propia Benemérita a través de nota de prensa. Según han explicado, el instituto armado tuvo conocimiento a través de una llamada telefónica recibida en la Central Operativa de Servicios de la Guardia Civil (062) que, durante el desarrollo de una montería autorizada en el término municipal de la capital cordobesa, uno de los participantes había abatido dos vacas.

 

Montería vacas.

 

El comunicado emitido también detalla que las reses se encontraban pastando en las inmediaciones de la finca donde se estaba desarrollando la montería. Fue entonces cuando el supuesto autor disparó al ganado.

 

Durante las investigaciones, la Guardia Civil también pudo concluir que el supuesto autor del abate había despiezado una de las reses con el objetivo de apropiarse de la carne. Evidentemente, para ello, tuvo que haber irrumpido en la finca donde estaban los animales, dañando el perímetro de la misma.

 

Los agentes de la Benemérita se desplazaron hasta el lugar de los hechos. Una vez allí comprobaron lo denunciado y confirmaron lo ocurrido. Entonces, procedieron a identificar, localizar y detener al supuesto autor de la muerte de las dos reses.

 

Difícil justificación

 

Ante un hecho de este tipo, son varios factores lo que entran en juego. El hecho de que el autor haya despiezado las reses, puede poner de manifiesto que pudiera estar pasando un momento de necesidad.

 

No obstante, abatir este tipo de piezas sin ningún tipo de autorización y, además, en mitad del desarrollo de una actividad cinegética, nos parece que está fuera de todo lugar.

 

Sucesos aislados de este tipo, que no se corresponden con la verdadera realidad del grueso del colectivo cinegético, pueden ser aprovechados por los sectores más radicales del animalismo para criminalizar nuestra actividad. Por tanto, consideramos que hechos como éste deben ser condenados.