Pasar al contenido principal
Falleció recientemente a causa de un cáncer

Miguel Fornell, campeón y maestro de la caza

Hace unos días, el mundo de la caza se vestía de luto. Miguel Fornell García, uno de los cazadores más laureados y reconocidos de nuestro país, fallecía a causa de un cáncer.
Miguel Fornell Fornell durante una jornada perdicera en tierras toledanas.

Nada más conocerse la noticia, entidades y aficionados mostraban sus condolencias, tanto a nivel personal como a través de las redes sociales. Desde este medio, no queremos dejar pasar la oportunidad de recordar la figura de Fornell.

 

Como decimos, este aficionado ha llevado siempre la caza en la sangre. Pero además, se trata de un gran campeón que durante años logró importantes triunfos tanto en competiciones nacionales como internacionales, destacando siempre con sus queridos perros.

 

A modo de homenaje, reproducimos un reportaje publicado en nuestra revista hermana, Federcaza, tras hacerse con el título de campeón del mundo de San Huberto en levantadores. En aquellas líneas, Miguel Fornell nos contaba durante una jornada perdicera en Toledo, su experiencia cinegética en el mundo de la competición y, en especial, dentro de las modalidades con canes, su gran pasión:

 

Cazamos con Miguel Fornell, campeón del mundo de San Huberto levantadores

 

"Prefiero los bretones y los springers, para la caza y para la competición"

 

Miguel Fornell tiene 66 años y su reciente jubilación le permite disfrutar como nunca de la caza y de sus perros, con muchos días de salir al campo con ellos, bien de caza bien para su adiestramiento. Lleva desde 1990 en este mundillo, aunque en el de la alta competición se inició en 1992. Cuenta con un amplio palmarés nacional e internacional, que sería muy prolijo de reproducir en estas páginas, pero baste señalar que ha sido dos vecen campeón del mundo individual, uno en San Huberto con ‘Eva’ y otro en Caza Práctica con ‘Ciqui’. También ha sido campeón internacional con este perro en pruebas de primavera, subcampeón del mundo por equipos con España en dos ocasiones y campeón en otra. En nuestro país tiene todo los títulos posibles. En la actualidad, además de la caza, los entrenamientos con sus perros los realiza centrándose en Caza Práctica y en San Huberto. En cuanto a su mejor recuerdo, quizás, me comenta, en Bélgica cuando participó con ‘Ciqui’ y quedó campeón del mundo. “Hizo una prueba magnífica, y esta edición con ‘Eva’ en  Francia también dejó muy buenas sensaciones en los jueces. Representantes de Italia y Francia quería quedarse con ella, pero ya ves que está aquí conmigo, quiero seguir disfrutando de ella”.

 

Miguel Fornell caza

 

En cuanto a las razas de perros con las que se encuentra más a gusto, con las que mejor trabaja, se decanta por los epagneul bretón en perros de muestras y los springers en levantadores. En relación con cuál es más  difícil de preparar para la caza y para la competición, señala que “cada perro es un mundo y no hay una dificultad especial por ser de una u otra raza”. A la hora del adiestramiento y su posible dificultad, me dice que él siempre se ha decantado por bretones y springers. Al centrarse en las características de un buen perro para la caza o para la competición, asegura que lo que busca en ellos siempre es lo mismo: mentalidad, equilibrio y sobre todo pasión por la caza. Le pregunto si un perro volcado en la alta competición sirve para el día a día de un cazador español, a lo que refiere que “si está compitiendo, aunque vale perfectamente para salir cualquier jornada tras las perdices, lo mejor sería no hacerlo, para no crearle dudas”.

 

Pido su consejo si debemos hacernos con un perro de cachorro o con uno ya iniciado, un perro ya hecho, y se decanta por tenerlo desde cachorro, para poder enseñarle poco a poco y, lógicamente, él no se haría nunca con un perro ya adiestrado por otro. En cuanto cuáles son las principales virtudes que debe tener un cazador, o un adiestrador, para hacerse con un buen perro dice que es poseer “los adecuados conocimientos sobre adiestramiento, un buen ojo clínico al observar una camada y elegir un cachorro”.

 

No es partidario del castigo al perro en su adiestramiento, solo impulsos positivos, ya que teniendo “los conocimientos adecuados no es necesario castigarlo. Pero con continuidad y mucha paciencia. El perro aprende por costumbre, no por castigo”. Dedica muchas horas al día a sus perros, ya que está jubilado, puesto que antes solo podía los fines de semana y un rato después de su trabajo. “No hay cupo de horas para entrenar, depende del día y de lo que en ese momento se le pueda enseñar o el perro esté dispuesto a aprender”.

 

Miguel Fornell caza

 

Me comenta que “cada uno de mis perros tiene un hueco en mi recuerdo, todos me han enseñado y aportado grandes satisfacción en mis jornadas cinegéticas. La vida del perro de competición es corta y he tenido varios en estos años”. Ahora disfruta con ‘Eva’, “es una perra que gusta a cualquiera, es cariñosa, sale lo que quiero con solo mirarla y entiendo todo lo que le digo”. Cuenta con el afijo Forvelaz. 


  
Hay buenos adiestradores y buenos conductores españoles, dice que están por encima de otros países, al menos por lo que él conoce. “No nos falta nada en España que tengan otros países”.  En cuanto a la belleza o funcionalidad en el perro, prefiere esta última, “la belleza para la competición a la que me dedico es menos necesaria, lo que sí considero es que para participar en San Huberto es más difícil hacerlo con un perro levantador, pues su instinto te obliga a resolver rápido con la caza, con un perro de muestra puedes ir más relajado”.

 

Le pregunto cómo ha afectado la crisis en los últimos años a todo lo que rodea al perro de caza: “Mucho, todo se basa en la disponibilidad económica y preparar un perro para la alta competición es muy costoso. En otros tiempos se pagaron auténtica barbaridades por un perro de competición, pero ahora las cosas se han moderado y hay un cierto equilibro al respecto”. Y a la cuestión de si se puede vivir siendo campeón del mundo de  San Huberto, si un buen adiestrador o un conductor puede vivir de ello, me dice que él no vive de los perros y que supone que una inmensa mayoría de los adiestradores tampoco.

 

Miguel Fornell caza

 

Reclama más ayudas  para la alta competición en el mundo de los perros de caza. “En España no se aporta nada, solo si te clasificas para el Campeonato del Mundo la RFEC colabora con los gastos. En el mundo de la competición tiene buenos recuerdos de algunas personas: “De unos he aprendido lo que quiero hacer y de otros lo que no haré”.


 
Una pregunta de actualidad, cortar las orejas o colas a determinadas razas de perros de caza o no: “No soy partidario de cortar las orejas. En el caso de los springers, para evitar las heridas constantes que se hacen en la cola, al engancharse en las zarzas, sí considero que cortarla un poquito sería un beneficio”.

 

Le pedimos un consejo para aquéllos que piensan entrar en este apasionante mundo: “Un cazador de base puede llegar a ser campeón del mundo, a las pruebas me remito. Debe empezar por ir a ver campeonato, observar y preguntar. Después adquirir un cachorro y enseñarle los conocimientos adquiridos. Luego todo irá rodado”. Finalmente, sobre su planes de futuro en el mundo del perro y la competición, destaca que “mientras pueda, quiero seguir haciendo lo que hago, que es disfrutar de la naturaleza, de la caza y de mis perros, y si además gano alguna competición, mejor, es la recompensa al esfuerzo”.

 

Texto y fotos: José Luis Fraile.