Pasar al contenido principal
En un tiempo donde cazarlos en puesto se complica al volverse más esquivos y volar más altos

Las mejores escopetas, cartuchos y tiros para los zorzales de enero

Dentro de la temporada de caza de zorzal, en estas fechas hay que agudizar ya la estrategia y el ingenio para afinar y redondear las últimas perchas, disfrutando por unos días más de su vuelo cruzado, alto y esquivo, todo un reto continuo para la escopeta.
Claves_Zorzales_Enero_G Tiro a un zorzal con las primeras luces del día.

En enero los zorzales nos permiten plantar el puesto en las rutas ya conocidas e intentar cumplir con esos pasos de mañana o de tarde que tanto deseo despiertan en muchos aficionados a la caza de este pájaro.

Pero con la temporada ya muy avanzada y con el traqueteo al que se somete a los zorzales en las últimas décadas, cada vez vuelan más altos y ariscos, y ello no sólo en los pasos más o menos definidos, sino incluso en las zonas donde los hemos cazado hasta hace poco al salto.

Los zorzales entran mal y altos únicamente cuando están demasiado presionados, es decir, saturar los puestos, repetir cacerías varias veces por semana hace que se tiren menos pájaros y peor.

Los zorzales, como sabemos, tienden entonces a salir o entrar por donde pueden, sin paso estable, y siempre que pueden, altos.

Bien ocultos y adelantar generosamente

Sea por la mañana o por la tarde, la respuesta debe ser similar por nuestra parte: bien tapados en el puesto, nada de estar asomados o tres metros por detrás, y en cuanto entra el zorzal en el tiradero, encare y adelanto agradecido, pues sólo así se abaten estos zorzales que nos dan la impresión de pasar demasiado altos.

Hay que permanecer bien tapados en el puesto, nada de estar asomados o tres metros por detrás.

En estos puestos ayuda mucho una semiautomática con choke de dos estrellas. Esta escopeta para pasos con zorzales en cierta abundancia tiene ventajas indiscutibles, y no ya por repetir disparos al mismo pájaro, sino para aprovechar mejor esos banditos que nos entran. También una superpuesta con chokes intercambiables nos deja aprovechar bien el paso, únicamente debemos considerar que con mucho zorzal esta escopeta tiene menos confort de tiro.

Apartemos la costumbre de encarar cuando el zorzal viene todavía muy lejos, esto nos hace perder perspectiva, muy necesaria para acertar en los lances que tengamos con estos pájaros altos y esquivos. Veamos cómo se acerca, y únicamente cuando tenemos claro que aun girando no escapa de nuestra distancia de tiro, encararemos y realizaremos la secuencia de disparo.

Sobre la munición

En enero y con lo variables que pueden estar ya los pasos, aunque todavía tenemos muy buenas ocasiones para colgar unos cuantos en cada salida si no se castigan en exceso los puestos, es interesante afinar mucho con la munición a emplear.

Escopeta Benelli con choke de dos estrellas y cartuchos Saga de 32 gramos de 8ª.

Buen cartucho para enero es el de 32 gramos, rápido, en 8ª o 7ª si es que los pasos son esquivos y con pájaros más bien retirados de las pantallas, de otra forma con 8ª (y a veces con novena en días calmados) abatiremos la mayoría.

Si nos apostamos de cara en el paso de mañana, a veces el choke que nos salva es el de cuatro estrellas. Hay quien se empeña en cerrar chokes y los zorzales de frente son complicados con cierres excesivos. Al paso, atravesados, con tres y dos estrellas según esté el día y el paso, no tendremos mayor problema en ir sumando pájaros.

Cadencia de tiro

Para cumplir bien con un buen puesto de zorzal hay que comportarse como en un puesto de ojeo de perdiz, hay que olvidarse de todo lo que nos rodea y centrarnos en observar bien la entrada de los pájaros.

Tiro al zorzal en puesto de paso.

En todos los puestos hay unos momentos de un mayor número de lances concentrados, ratos en los que los zorzales llegan a la par o se produce la coincidencia de varios grupos que vuelven casi seguidos.

En esos momentos lo principal es estar atentos al cielo y tirar con acierto, cargando mientras seguimos mirando al cielo y en diferentes ángulos, sin dejar de estar tapados por la pantalla.

Y dejar el cobro a nuestro perro, que estará en libertad para poder ir recuperando la caza abatida, siendo además una forma de cazar que propicia que muchos perros estén atentos al cielo para ver llegar a los pájaros, partiendo rápidos al cobro en cuanto lo ven que cae hacia el suelo.

(Texto: Miguel Soler / Fotos: G. G. E. y Archivo).