Pasar al contenido principal
LA JUNTA CONSIDERA UN ACIERTO HABER OPTADO POR LA CAZA CON ARCO

“La medida más efectiva fue la caza con arqueros”, el exitoso plan de control de jabalíes de Lugo

La Xunta de Galicia puso en marcha un plan basado en la caza con arco, para acotar la población de jabalíes en el entorno periurbano de la ciudad de Lugo. Ya han logrado abatir 11 ejemplares en espera nocturna.
Se han realizado 45 esperas en total y el objetivo es abatir 79 jabalíes. Se han realizado 45 esperas en total y el objetivo es abatir 79 jabalíes.

La caza ha demostrado ser la herramienta más eficaz para el control de las poblaciones cinegéticas, en especial para aquellas que invaden zonas urbanas creando situaciones de peligro para las vidas humanas. Los jabalíes en Lugo habían invadido urbanizaciones, calles y parques, provocando situaciones extremadamente peligrosas y cientos de accidentes de tráfico. La Xunta de Galicia, tomó hace un par de meses la decisión de intervenir para frenar la constante expansión de los suidos en las áreas residenciales recurriendo a la caza

 

“La medida más efectiva fue la caza con arqueros, que sin duda ha logrado mitigar la presencia de este animal en las calles y parques de Lugo”, declaraba la directora xeral de Patrimonio Natural de la Xunta, Belén do Campo. A pesar de las críticas de los grupos animalistas, la caza ha resultado ser la mejor opción y más efectiva de control para los jabalíes de Lugo. Hasta la fecha, en lo que va de año se han registrado casi 500 (490 exactamente) accidentes de tráfico ocasionados por jabalíes y la Xunta ha recogido “1.000 avisos de daños provocados por esta especie en el sector ganadero”. 

 

El jabalí es un problema real y grave que azota muchas ciudades, pero en Lugo parecen haber dado con la solución definitiva. En total se han realizado 45 esperas nocturnas por los cazadores arqueros profesionales, autorizados para esta labor directamente desde la Xunta, en las que se han invertido 131 horas y han avistado más de 55 jabalíes. El objetivo de la Xunta era que los arqueros abatieran un total de 79 animales y por el momento, se han logrado abatir 11 ejemplares, pero el efecto se ha hecho notar disminuyendo considerablemente la presencia en algunas zonas de los animales desde que están los cazadores. 

 

La caza con arco, ¿medida suficiente? 

 

Además de los arqueros, la Xunta contaba con la disposición de jaulas trampa que permitieran atrapar y trasladar a los jabalíes a otros entornos donde su existencia no entrara en conflicto con el hombre, pero las rampas han resultado un fracaso. Durante 19 días fueron colocadas jaulas para intentar atrapar algún ejemplar, pero no lograron capturar ninguno. El gobierno de la Xunta asegura que el fracaso ha sido “por tratarse de una zona periurbana con mucho movimiento” por lo que los jabalíes “pudieron detectar la presencia humana”.

 

Algunos sectores solicitan más medidas de control y que se autoricen las batidas con arma de fuego, pero según Do Campo “bastaron las esperas con arco para controlar la situación porque vemos que el animal ya no deambula tanto y no se acerca tanto”. Una posición que ha sido duramente criticada desde el sector agrario, ya que según ha manifestado el sindicato Unións Agrarias, el gobierno sigue “sin poner sobre la mesa un pan eficaz”, para frenar los dños ocasionados por la especie en las explotaciones agrícolas. Aseguran que “está amenazando seriamente la viabilidad de muchas explotaciones agroganaderas y poniendo en grave riesgo la sanidad animal de muchas granjas”. 

 

Control de jabalíes con arco: SCAES

 

El Servicio de Control con Arco de Especies Silvestres se dedica a entrenar arqueros para realizar las labores de control poblacional, pero antes, los aspirantes deberán superar una serie de pruebas tanto teóricas como prácticas para pasar a formar parte del grupo de agentes de control de fauna. El curso cuenta con un bloque teórico seguido de uno práctico y un examen final de cada parte. Durante la formación, los aspirantes pueden conocer en qué consiste este grupo y cual es el objetivo de su creación, así como los protocolos de actuación, cómo funciona el servicio que presta, las pruebas de acceso, el organigrama, o la forma de funcionamiento. 

 

Además, con el objetivo de optimizar los recursos y velar siempre por el bienestar animal y el equilibrio medioambiental, el curso contará también con una parte teórica en la que se estudiará la morfología de cada especie cinegética y los puntos vitales de esta. El objetivo de este bloque del temario, es que cada disparo sea lo más eficaz posible, garantizando el éxito la labor de control y minimizando siempre en la medida de lo posible, el sufrimiento del animal abatido.