Pasar al contenido principal
TROFEOS PECULIARES

Estos son los 5 corzos más raros cazados esta temporada

Aunque la temporada siga su curso y nos acerquemos ya al celo del corzo, esta temporada se ha caracterizado por los trofeos más bizarros y peculiares. Te dejamos un ranking de los más raros.
Trofeos únicos, raros, peculiares... e irrepetibles. Trofeos únicos, raros, peculiares... e irrepetibles.

La fiebre del corzo es la ‘enfermedad’ de moda entre los cazadores españoles. El que lo prueba, repite, y desde hace algunos años la temporada corcera empieza a convertirse en la segunda gran temporada anual de caza después de la general. El carácter enigmático de los llamados ‘duendes’ genera auténticas pasiones, y los trofeos peculiares o raros han dejado de ser considerados una malformación o caza selectiva, para convertirse en un símbolo de originalidad y el sueño de los corceros

 

Se trata de ejemplares únicos e irrepetibles, con malformaciones propias de defectos genéticos, enfermedades, algún incidente o hereditarias. Son trofeos especiales, que solo se abaten una vez en la vida. Suponen piezas únicas que despiertan la admiración y provocan un gran revuelo en todo el colectivo, compartiéndose como la pólvora entre whatsapp y las redes sociales. Este año hemos visto varios de esos trofeos realmente peculiares que te acercamos ahora en una recopilación por si te perdiste alguno: 

 

  • La peluca gigante 

 

Corzo con peluca gigante

 

A primeros de junio se hizo viral el vídeo de un corzo en una siembra, con una descomunal peluca que le cubría hasta los ojos y anulaba casi por completo su visión. No se supo que el animal había sido grabado en España hasta que a los pocos días y en pleno revuelo por su difusión en redes, se compartió también la foto del animal que había sido abatido en Castilla y León. Visto una vez abatido, el animal resulta todavía más impresionante.

 

  • El corzo con colmillos

 

Corzo con colmillos

 

Se trata de un corzo único entre cada 1.000 ejemplares. Manuel Chabrera fue el cazador que durante unos días de vacaciones en Cuenca tras los duendes, tuvo la inmensa suerte de abatir un peculiar corzo que tenía dos colmillos en la mandíbula superior parecidos a los de un zorro. Se trata de un vestigio de los antecesores del corzo actual, que hace miles de miles de años portaban colmillos según se cree para defenderse de los depredadores y engatusar a las hembras durante el celo. Es raro encontrarse con alguno, pero de vez en cuando aparecen los colmillos en algunos ejemplares. 

 

  • Un corzo de 35 centímetros de largo 

 

Corzo de 35 centímetros de largo

 

Fue abatido en Guadalajara por un cazador español y en apenas unas horas, prácticamente todos los cazadores españoles habían recibido la foto del sensacional ejemplar en sus teléfonos. Mide 35 centímetros de longitud y se ha coronado también como uno de los trofeos más singulares de la temporada por el inusual largo de sus cuernas. 

 

  • El morisco unicornio 

 

Corzo morisco unicornio

 

El animal fue cobrado en marzo en tierras andaluzas, en el Parque Natural de los Alcornocales en el término de Los Barrios (Cádiz), un mes antes de que se abriese la veda del corzo en el resto de la península. Se trata de un ejemplar fascinante ya que al no tener rastro de rotura en pivote por traumatismo ni haber síntoma ninguno de segunda cuerna, hacen extraordinaria su captura. 

 

  • Con sarna, peluca y tuerto

 

Corzo con sarna, peluca y tuerto

 

Podría decirse que es ‘el colmo de un corzo’, tener sarna, peluca y estar completamente tuerto. No le faltaba nada a este ejemplar abatido en la reserva salmantina de Las Batuecas. Los cazadores decidieron abatirlo cuando al verlo, se percataron de que además de la peluca, de lo tísico que estaba, su pelo evidenciaba alguna enfermedad, muy posiblemente sarna.