Pasar al contenido principal
PONIENDO EN PELIGRO LA NUEVA GENERACIÓN

Los lobos arrasan con los corcinos de Zamora

Evidentemente forma parte de la naturaleza, pero los ganaderos no paran de encontrarse corcinos y otras crías de cérvidos muertas a dentelladas y sin devorar, algo que ha empezado a preocupar a la gente de la zona.
Una de las crías de cérvido halladas por los ganaderos, muerta a dentelladas pero sin devorar. Una de las crías de cérvido halladas por los ganaderos, muerta a dentelladas pero sin devorar.

La época de cría de la mayoría de las especies se da durante la primavera y comienzos del verano. Es una época donde la vida bulle en el monte, que se llena de los retoños de casi todas las especies y sus padres afanados, se emplean en alimentarlos y protegerlos. Los depredadores también tienen a sus camadas durante esta época, lo que significa que necesitarán mayor cantidad de alimento para que la madre pueda amamantar a los cachorros y que crezcan sanos y fuertes. 

 

Todo ese bullicio de nuevas vidas es una oportunidad de oro para los carnívoros, que tienen a su alcance un mayor número de presas fáciles con las que hacerse para alimentar a su prole. Forma parte del ciclo de la vida, de la eterna e inmutable lucha entre depredadores y presas. Cazar para comer e intentar ser los más fuertes es lo natural, pero algo está pasando con los lobos de Zamora. 

 

En Gramedo, una localidad de del municipio Muelas de los Caballeros, los ganaderos han comenzado a alarmarse por los hallazgos constantes de pequeños cérvidos muertos llenos de dentelladas. Que los lobos aprovechen la nueva paridera de sus especies predilectas como presa es lo normal, lo natural, pero los ganaderos han advertido que este año la depredación de los lobos sobre las crías de cérvido ha aumentado más que ninguno. 

 

Ha sido la gente rural de la Carballeda quien ha notado ese incremento, que en comparación con otros años se les ha hecho realmente llamativo y preocupante. Juan Carlos Lozano, un vecino de Gramedo, tiene localizada una manada de siete ejemplares adultos en la zona. Lozano comentaba como apenas en un par de días se han encontrado con varios corcinos muertos, “en estos días nos hemos encontrado tres ciervos pequeños. El último estaba recién muerto y, por lo que se ve, no le dio tiempo a comerlo”.

 

El pequeño cérvido presentaba las dentelladas típicas de los cuartos traseros, con las que los lobos abaten a las presas más indefensas (son las heridas típicas que presentan los terneros y corderos). Con esas heridas, los ganaderos saben quien es el autor y descartan por completo la posibilidad de que haya sido un perro. Lozano tiene un mastín adulto y un cachorro para cuidar del ganado, pero sabe que los perros no han sido porque jamás han perseguido las presas silvestres. 

 

Que los lobos se coman los corcinos es lo normal, pero a los ganaderos les preocupa el aumento de la depredación sobre las crías -que puede deberse al aumento de las poblaciones de lobo en la región, pero sobretodo les preocupa que las maten y no se las coman. Algunos piensan que puede deberse a que un pastor o algo interrumpa al animal una vez abatida la presa, pero raro les resulta también que no se den a la huida con ella entre las fauces. 

 

Mayor presencia del lobo en la zona

 

Durante los últimos años la presencia de lobo se ha ido incrementando y con ella, la presión que ejercen sobre sus presas silvestres y como no, sobre el ganado. Con anterioridad han hecho hallazgos de restos de jabalíes y todo tipo de cérvidos adultos, que sirvieron de alimento para la manada. Los ganaderos han aumentado las medidas de prevención a la vista del aumento de los hallazgos encontrados y evidencias de mayor presencia del depredador en la zona. 

 

Una de las medidas más drásticas que han tenido que adoptar los ganaderos es la sustitución del ganado ovino por el bovino. Los rebaños de ovejas han empezado a desaparecer de la zona, siendo sustituidos por las vacadas. Una medida radical que se han visto forzados a tomar, ya que al menos las vacas oponen  mayor grado de resistencia a los ataques de los lobos que las ovejas.