Pasar al contenido principal
Vio cómo los cánidos se llevaban las presas

Los lobos matan 6 ovejas en Galicia delante de su dueña

Terrible experiencia vivida por la dueña de una explotación ganadera en Galicia. Con sus propios ojos, vio como los lobos atacaban su rebaño y le mataban 6 ovejas.
Lobos A Bola La propietario vio cómo dos lobos se llevaban las ovejas.

Ocurrió el pasado sábado 17 agosto en el municipio de A Bola, en la provincia de Orense. Según relata Elvira Pérez, el suceso se produjo alrededor de las 12:30 horas. Cada son más numerosos los testimonios y documentos que demuestran cómo los lobos se dejan ver a plena luz del día. 

 

La pastora regresaba a su casa del monte con sus ovejas y sus perros.  De pronto, los animales empezaron a alterarse y correr para todos lados como una “estampida”. La mujer asegura que llegó a ver dos lobos alejándose con las reses entre sus fauces, “pero tenía que haber más por cómo se pusieron los animales”. 

 

El ataque de A Bola se ha saldado con seis ovejas muertas, dos heridas y otras dos desaparecidas. Además, a lo largo del año, ya son 20 las cabezas que ha perdido Elvira. Todas ellas, a causa de las lobadas.

 

Situación de indefensión

 

“Una cosa es contarlo y otra vivirlo”, explica la ganadera que, a su vez, siente una “impotencia horrible” al ver huir sus animales “sin poder hacer nada”.

 

Elvira Pérez cuenta en La Región que comenzó al año con 270 ovejas y ahora tiene 245. A estas pérdidas hay que sumarle los abortos que sufrirán muchas hembras que ahora están preñadas. La situación, se describe por sí sola. “No tengo dinero a fin de mes, vivo de lo que me dan estos animales”, lamenta la propietaria que, de continuar los ataques, se puede ver obligada a echar al cierre desde que comenzara con la explotación en 1994.

 

 

Reconoce que actualmente, tiene “miedo” de salir al monte ante nuevos y posibles ataques. Se siente desamparada, pues son varias las veces que ha denunciado las lobadas ante la Consejería de Medio Ambiente de la Xunta. Asegura que la respuesta es siempre la misma: “vienen y dicen que no hay lobo”.

 

A inicios de semana, un agente se trasladó hasta la finca de Elvira para elaborar un informe. Desde su avisó, la administración tardó 48 horas en personarse y, todo ese tiempo, las ovejas muertas estuvieron al aire libre, frente a las puertas de la granja. “Los que hacen las leyes protegen al lobo, y los ganaderos, ¿qué?”, denuncia Elvira Pérez.

 

Tres perros devorados

 

También en suelo gallego, conocimos hace algunos días la historia de Estrella. Los lobos se internaron en su casa, en el municipio lucense de Cospeito, y devoraron sus tres perros. Las víctimas fueron una perra de caza, propiedad de su hijo, y otros dos cachorros que no llegaban al año de edad.

 

Encontró el collar de unos de los perros cerca de un pozo próximo a su casa. De los otros dos canes, “ni rastro”, relataba la dueña.