Pasar al contenido principal
NUEVO ATAQUE DE LOBOS EN SOBRESCOBIO, GALICIA

“Salí a la calle y vi un charco de sangre”, los lobos descuartizan una oveja entre dos casas

Ha ocurrido en Villamorey, en Galicia, cuando los vecinos se estaban recuperando del último ataque acontecido hace solo tres días los lobos han vuelto a atacar con toda la desvergüenza de quien no le teme al hombre.
Un rastro de sangre, tripas y trozos de oveja de muchos metros  precedía la escena final con los restos de ésta, prácticamente devorada por completo. Un rastro de sangre, tripas y trozos de oveja de muchos metros precedía la escena final con los restos de ésta, prácticamente devorada por completo.

Los vecinos de Villamorey están seriamente preocupados por los ataques constantes de lobo y el descaro cada vez mayor, con el que atacan a su ganado. Ya no se trata de ataques en pastos abiertos, en fincas apartadas o en parcelas colindantes a las casas. Se trata de ovejas descuartizadas en las aceras de las casas y un rastro de varios metros de tripas y despojos que tienen el vecindario atemorizado. “Nuestra mayor preocupación es hayan perdido el miedo a las personas”, comentaban con desasosiego. 

 

Hace solo tres días se produjo el último ataque sobre el ganado doméstico en la localidad, una localidad atemorizada en la que ya no quedan niños jugando por las calles por el miedo. “Los niños que solían jugar al escondite por la noche ya no se atreven a salir de sus casas”, comentaba Roberto Bernardo, el primero en descubrir los restos de la oveja esparcidos por las aceras en una macabra y grotesca estampa. “Salí a la calle y vi un charco de sangre, y más allá me encontré con los restos de la oveja”, comentaba preocupado puesto que “hace tres días ya mató otro animal”. 

 

El lobo que tiene atemorizado al pueblo

 

Todo apunta a que nos e trata de una manada asentada en la zona, sino de un solo ejemplar. Un lobo solitario que a falta del apoyo de su manada para cazar, recurre de forma constante al ganado doméstico por la facilidad que le supone obtener alimento de esta forma. El problema es que los lobos solitarios, pierden en seguida la vergüenza y acaban como este, cazando entre las casas y dejando un rastro de sangre, tripas y trozos de oveja que atemoriza a los vecinos (y con razón). 

 

Restos de oveja

 

“Hace unos días, una pareja lo avistó por las inmediaciones del pueblo”, declaraba uno de los vecinos. Ahora además “da miedo salir por la noche”, porque están convencidos de que estos ataques son fruto de que el animal, le ha perdido por completo el respeto y el miedo a los humanos. Los vecinos no pueden disfrutar de los atardeceres en las aceras, sentados compartiendo alguna bebida y charlando, como es típico de los pueblos en verano. Villamorey parece quedarse sin vida cuando se acerca la noche y comienza la pesadilla, porque al final el lobo ha venido, como en el cuento de Pedro

 

“Estuvieron tomando datos y mirando la zona, y dieron cuenta de que los restos dejados son de lobo”, manifestaba un vecino relatando que los resultados de los análisis realizados por las autoridades, han esclarecido que efectivamente se trata de un ataque de lobo. El balance que llevan es de 25 ovejas muertas, tanto en los alrededores como dentro de las localidades como en este último ataque.