Pasar al contenido principal
LA JUSTICIA A FAVOR DE LOS CAZADORES

Lobo Marley condenado con 500 euros de multa por destrozar un puesto de caza

La Audiencia Provincial de Palencia ha ratificado la multa impuesta a Lobo Marley, que fue grabado por la Guardia Civil destruyendo un puesto de caza, porque supuestamente era utilizado para cazar ilegalmente el lobo.

La justicia se ha inclinado por el lado de los cazadores una vez más, con la sentencia en firme a L.M.D.M., siglas que se corresponden ni más ni menos con Luis Miguel Dominguez Mencía, es decir, Lobo Marley. El ecologista que destruyó un puesto de caza acompañado de otra persona, ha sido condenado por la Audiencia Provincial a indemnizar al cazador por haber cometido un delito leve de daños al destruir el apostadero, alegando que esa caseta se utilizaba para abatir lobos de forma ilegal. Hechos que no han quedado probados y que han terminado con una multa para el autor de 500 euros. 

 

El hombre fue grabado por los agentes de la Guardia Civil cometiendo el delito, destrozando una caseta que servía de tiradero ubicada en el valle de Lera, perteneciente a Triollo. Según el ecologista, aquel emplazamiento estaba siendo usado para la caza de manera ilegal de lobos. Ahora la Audiencia Provincial ha ratificado la sentencia impuesta por el juzgado número 2 de Cervera de Pisuerga. 

 

Una sentencia contundente

 

El Tribunal ha sido bastante contundente en su sentencia, descartando la idea de que el lobo pueda encontrarse en una situación de peligro ya que al norte del Duero, si está considerado especie cinegética, “si lo que se pretende es plantear la situación de conflicto respecto de la salvaguarda del lobo debemos recordar que tal especie está calificada como cinegética al norte del río Duero, con lo que existiría un derecho de caza siempre que se cumplan los requisitos”. 

 

La sentencia sirve también para recordar a los activistas radicales, que el fin de su causa no justifica sus acciones, ya que están pasando por encima de la propiedad privada y eso está en contra de la ley, “aún cuando la acción ejecutada haya estado basada en un móvil altruista, la defensa de la fauna o del medio ambiente no puede entenderse justificado el daño a los bienes ajenos”, reza el documento. El Tribunal ha recordado que “de utilizarse métodos ilegales de caza, lo apropiado es la denuncia ante las fuerzas de policía”, además de que los hechos supuestamente que habían motivado ese destrozo, es decir, la supuesta caza ilegal del lobo, no había quedado demostrado ni acreditado en ningún momento. 

 

La multa final tiene menor cuantía que la exigida en un primer momento, aunque ha sido condenado por un delito leve de daños. En la sentencia de la instancia se le condenó al pago de una multa de 600 euros, siendo su ejecución de dos meses a razón de 10 euros al día. Esto sumado a una indemnización de 1.225,10 euros a favor de la Junta de Castilla y León, ya que el Gobierno Regional había reclamado los materiales empleados en su construcción. La sentencia final impuesta por la Audiencia ha reducido la cuota de la multa al acusado hasta los 100 euros, mas un total de 400 euros por la responsabilidad civil