Pasar al contenido principal
Vídeo Viral

Graba un lobo acechando a escasos metros mientras está cazando con sus perros

En las últimas horas las redes sociales y los teléfonos móviles están echando humo tras la grabación de un vídeo que vuelve a mostrar el grave y acuciante peligro de los lobos.
Lobo_acecha_perros_G Lugar desde donde el lobo se muestra acechante.

Mientras un cazador está practicando su afición, graba a escasos metros de él un ejemplar de lobo. Sin inmutarse, acechando y con una tranquilidad pasmosa, se puede ver cómo el cánido parece observar la escena de caza que protagonizan estos setters.

 

Durante varios segundos, el autor del vídeo consigue inmortalizar estas imágenes que hablan por sí solas. Entre el hombre y el lobo tan solo hay unos cuantos metros, no más de diez. El depredador, lejos de asustarse, no reacciona ante la presencia humana.

 

Solo al final, al escuchar el ruido del aficionado andando entre la maleza, se escabulle. Eso sí, no esperéis que lo haga a la carrera y asustado. Con la misma tranquilidad que minutos antes estaba presenciando la escena, como si tuviera la intención de seguir acechando por la zona, se aleja poco a poco y a un ritmo pausado.

 

 

En ese momento se corta la imagen. Pero sin duda, se trata de un vídeo donde la tensión es máxima por el gran peligro al que están expuestos no solo los perros, sino también el cazador. No hemos podido confirmar el lugar donde ha sido filmada la escena, aunque es muy posible que por el terreno sea un cazadero de la zona norte de España.

 

Lobos a plena luz del día

 

Aunque sobre la teoría, los lobos son animales huidizos que rehúyen el contacto humano, las evidencias recientes parece que están rompiendo con estos esquemas. En solo unas pocas semanas, a Cazavisión hemos traído varios ejemplos gráficos que ponen en tela de juicio el miedo que, en principio, tienen los lobos a las personas.

 

El pasado 19 de marzo, nos hacíamos eco de un vídeo viral donde un agricultor leonés grababa un lobo paseando a escasos metros de él y a plena luz del día, en un campo de cultivo. Cuando lo normal es que el cánido ponga pies en polvorosa, se va acercado poco a poco, hasta situarse a escasos metros del tractor que conduce el hombre. El agricultor tiene que bajarse incluso del tractor para que el lobo se aleje.

 

Pocos días antes, el día 12, un lobo era también fotografiado en mitad de un pueblo y, otra vez, en pleno día. Se produjo en la localidad zamorana de Litos, perteneciente al municipio de Ferreras de Abajo y en las inmediaciones de la Sierra de La Culebra. En esta zona, la presencia del lobo es grande, aunque hasta los últimos tiempos no se tenía constancia de demasiados acercamientos a lugares poblados.

 

Lobo Litos

 

Otro lugar donde población de lobos también es reseñable, es Asturias. Aquí, los ataques a la ganadería, por desgracia, están a la orden del día. Parece que el momento elegido por los cánidos para perpetrar sus ataques es la noche, aprovechando la oscuridad. Pero nada más lejos de la realidad.

 
Cada vez son más los casos de lobadas en horas de luz. A finales de febrero, en Bulnes, la pastora Begoña Martínez veía cómo un lobo devoraba una de sus ovejas en pleno día. A pesar de sus esfuerzos por espantarlo, los intentos resultaron ímprobos. Tan solo pudo hacer una fotografía de esta terrible escena para quedar constancia de una realidad que muchos se empeñan en negar a pesar de las innumerables pruebas gráficas.

 

Lobo Bulnes Asturias.

 

Sobre este último caso, incluso la plataforma animalista “Asturies Tierra de Llobos” restó importancia al suceso, cargando directamente contra Begoña. En su perfil de Facebook, acusaron a la ganadera de crear alarma de forma innecesaria. Dudaron de los argumentos esgrimidos por la afectada y se atrevieron a afirmar que lobos ni entran en los pueblos ni hubiesen actuado con la oveja encerrada.