Pasar al contenido principal
Sin cambios en el marco legislativo

Artemisan aclara que el lobo se puede seguir controlando al sur del Duero

Hace unos días, informábamos que el Gobierno modificaba el Real Decreto que daba forma al listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, incluyendo todas las poblaciones de lobo ibérico al sur del Duero.
Lobo caza Duero Según Artemisan, el control del lobo sigue vigente al sur del Duero.

A este respecto, la Fundación Artemisan quiere puntualizar que el marco jurídico del cánido no ha cambiado, por lo que tanto la caza de esta especie al norte del Duero, como el control poblacional al sur de mismo, se podrá hacer del mismo modo que se venía haciendo hasta ahora.


 
“Eso se mantiene igual tras la publicación el pasado día 5 de junio de la Orden Ministerial mediante la cual se incluye al lobo en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial”, aclara en un comunicado de prensa la entidad conservacionista. 

 

Esta Orden, como informamos en su momento, ha sido modificada y viene a incluir a todas las regiones al sur de Duero en este régimen de protección especial cumpliendo con lo que refleja la Directiva Hábitats, donde en todas las zonas geográficas afectadas está prohibida su actividad cinegética, pero no su control de poblaciones por daños.

 

Lobo caza Duero

 

La Fundación Artemisan reclama una vez más la necesidad de trabajar por la modificación de dicha directiva, siendo una "absoluta injusticia" que tratándose de la misma población (la del norte que la del sur) esté prohibida su caza sólo en una parte, no teniendo ningún tipo de justificación biológica. Mucho menos si se tiene en cuenta que en las regiones o zonas donde la especie se ha convertido en especie cinegética, sus poblaciones crecen sin los continuos conflictos con la ganadería extensiva generados al sur del Duero.

 

Es necesario recordar que al sur del Duero se encuentra sólo el 20% de la población de la especie, causando sin embargo el 80% del total de los daños. En esa zona la gestión se hace cada día más insostenible y se está provocando la desaparición de una actividad, la ganadería extensiva, clave para el mantenimiento de nuestro entorno natural y para la socioeconomía de los pueblos rurales en España. “Esta situación de conflicto al sur del Duero perjudica tanto a los ganaderos como al lobo”, sentencia Artemisan, que aboga por una revisión de la norma.

 

Aunque la modificación de la Orden del pasado día 5 viene a cumplir con la directiva europea, Artemisan considera que no era necesaria dicha publicación, ya que no viene sino a marcar desde el inicio de esta nueva legislatura la protección que esta especie tendrá en los próximos años y el poco o nulo trabajo que habrá desde la administración nacional para cambiar el estatus de dicho ejemplar.

 

Indefensión de los ganaderos

 

En un primer momento, nada más publicarse la Orden Ministerial en el BOE, la noticia cayó como un jarro de agua fría para los ganaderos españoles, especialmente los de Castilla y León, Madrid y Guadalajara, donde los ataques de lobo a las reses se reproducen con mayor crudeza. 

 

Aunque la aclaración de Artemisan pudiera aliviar un poco el desasosiego, en verdad existe una percepción de continuidad e indefensión entre el colectivo. La realidad es que el Gobierno no afronta el problema y opta por lavarse las manos y mirar para otro lado, siempre con la presión de los ecologistas radicales de fondo.