Pasar al contenido principal
REEVALUACIÓN DEL POGRAMA DEL LOBO

El nuevo Gobierno de Andalucía duda, ¿lobo sí o lobo no?

El nuevo gobierno de Andalucía formado hace tan solo dos meses, todavía no ha confirmado su postura oficialmente al respecto, aunque desde la Consejería reconocen estar estudiando la viabilidad del Programa de Recuperación del Lobo Ibérico.
La Consejería estudia la viabilidad del Programa del Lobo en Andalucía

El 24 de abril de 2016 se ponía sobre la mesa del Consejo Andaluz de Biodiversidad una propuesta de la Consejería de Medio Ambiente para repoblar el lobo por las sierras, montes y dehesas andaluzas. El conocido como Programa de Recuperación del Lobo Ibérico no tardó en desatar la polémica entre los ganaderos andaluces, pero solo tras el nombramiento del nuevo gobierno se ha encendido la llama de la esperanza con la posible paralización del plan. 

 

Los ganaderos andaluces siguieron muy de cerca el escalofriante testimonio de Luis Ángel Cabezas, presidente de Asaja Salamaca, quien narraba como «nuestras dehesas son el restaurante en el que los lobos eligen cada noche su menú: hoy ternera, mañana cordero, pasado cochino... Cuando el lobo entra en una comarca o se va el lobo o se va el ganadero». Y es que la situación del lobo al norte del Duero, no presagia nada bueno para su posible reintroducción al sur. 

 

A pesar de que el Programa de Recuperación del Lobo Ibérico plantea una serie de medidas para repeler los ataques de este depredador, los ánimos de los ganaderos andaluces son bastante pesimistas al respecto vista la poca efectividad de la gestión para la convivencia entre hombres y lobos en el norte de España. El documento contempla el uso de perros guardianes, encerrar el ganado por la noche en rediles o las alambradas electrificadas como medidas posibles para evitar los ataques del depredador. 

 

Ahora, todas las esperanzas de los ganaderos sevillanos están puestas en el gobierno de Juan Manuel Moreno Bonilla (PP) que a pesar de no haber formulado una respuesta definitiva, ya desde la oposición criticó duramente la puesta en marcha del plan de reintroducción del lobo y mostró públicamente sus serias deudas acerca de la viabilidad del programa. Los nuevos responsables de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible «están estudiando en profundidad todo el contenido del plan antes de tomar una decisión, ya que son muchos los factores que hay que tener en cuenta» según han manifestado. 

 

Ya en 2016 Asaja comenzó a desarrollar una estrategia en contra del plan del lobo, que incluía una moción que solicitaba la retirada de esta normativa por considerar que «la presencia del lobo en estas zonas rurales es incompatible con la ganadería y la caza, que son las actividades que generan riqueza y empleo, y mantienen a la población en esos pueblos». 

 

Los ataques de lobo a ganado son cada día más frecuentes (Fotografía: El Comercio)

 

Más lobos de los que pensamos

 

La especie hasta hace unos cuantos años, se encontraba en dos situaciones muy diferentes al norte y al sur del Duero. En la zona norte las poblaciones de lobos eran nutridas y tendían más a la superpoblación, que requiere un control sobre las mismas que evite el conflicto constante con los ganaderos. Mientras que en la zona sur, la situación era completamente diferente ya que eran muy escasos los ejemplares localizados y las manadas muy reducidas.

 

La expansión del lobo durante la última década ha sido verdaderamente prolífica, de hasta un 20% más, siendo ya un morador habitual de las sierras avulenses - donde también está causando aunténticos estragos en la cabaña ganadera-, o incluso en las sierras de Madrid. Según narraba un ganadero que había sufrido en primera mano el devastador efecto de los lobos, se trata de «un depredador astuto, que después de 50 años -y ante la presión que provoca la superpoblación de la propia especie al norte del Duero- está empezando a colonizar amplias áreas al sur de este río, comarcas ganaderas de las provincias de Salamanca, Ávila, Toledo, Ciudad Real e incluso Madrid»

 

Durante los últimos años, raro es el día que no sale a la luz algún ataque de lobo a ganado, llegando estas navidades a acabar con las ovejas preparadas para la cabalgata de Reyes de Gijón. O incluso a los perros de los habitantes de zonas rurales. Los cazadores de Aturias, Coruña y León entre otras, denuncian los constantes ataques de los lobos a sus perros incluso cuando se encuentran de batida. Y es que según los datos oficiales, los ataques de lobo han aumentado hasta un 40% más