Pasar al contenido principal
UNIDOS PARA ACABAR CON LA PESTE PORCINA AFRICANA

Francia y España se unen para frenar la PPA

Sigilosa pero mortalmente, la Peste Porcina Africana avanza cada día a pesar de las medidas preventivas, por eso España y Francia ayer manifestaron su intención de controlar la población de jabalíes como medida preventiva
El control de poblaciones es una herramienta preventiva para la expansión de la PPA

Ayer se reunían Luis Planas, Ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación y Didier Guillaume, su homólogo francés, para abordar entre otros temas, su preocupación por el control de la Peste Porcina Africana. Ambos se postularon a  favor de controlar las poblaciones de jabalíes silvestres en sendos territorios, como medida preventiva para evitar la propagación del mortal virus africano que tiene en jaque a toda Europa. 

 

Hace unos días la República Checa hacía público un comunicado mediante el que se declaraba libre de PPA. Es el primer país europeo que consigue erradicar el virus al completo gracias a los controles de población y otra serie de medidas de control y prevención, y parece que los demás países han tomado ejemplo, a pesar de que algunos países europeos ya manifestaran su oposición al exterminio de jabalíes para el control de la expansión de la enfermedad. Los Ministros ayer recalcaban también “el considerable trabajo realizado por la Comisión Europea al respecto”.

 

Didier y Planas, subrayaron la imperante necesidad de que se reconozca el principio de regionalización de las enfermedades animales y la disponibilidad de instrumentos y la ayuda financiera necesaria. Haciendo referencias concretas a la Peste Porcina Africana, ambos coinciden en la idea de la regulación de las poblaciones intactas y sanas de jabalíes, dada su alta vulnerabilidad para el contagio. 

  Luis Planas, Ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación (derecha) y Didier Guillaume, su homólogo francés

 

Didier Guillaume ponía encima de la mesa una propuesta para la creación de una fuerza europea de inspección y control de fraudes alimentarios, que el Ministro español acogió favorablemente, para estudiar con el resto de autoridades competentes para fijar la posición final española.

 

La creciente preocupación por la expansión del VPPA (Virus de Peste Porcina Africana) está más que fundamentada. Esta enfermedad letal tarda entre 2 y 10 días en acabar con la vida del animal infectado, y aunque el ser humano es inmune al virus, éste podría acabar con la vida de miles de jabalíes silvestres y cerdos domésticos, provocando una grave crisis en la industria alimentaria y una catástrofe medioambiental

 

Yolanda Revilla es una investigadora científica española, que ha dedicado toda su carrera profesional al estudio del VPPA para desarrollar una vacuna que lo aplaque. Lo define así  "Es un virus muy muy complejo y muy grande. Este toma la célula al asalto y se hace con todos sus mecanismos. La mayoría de los virus hacen eso, pero este es un ejemplo muy sofisticado. Por ejemplo, tiene una serie de mecanismos para evitar que la célula pueda activar el suicidio [cuando una célula nota que está infectada intenta suicidarse para que el organismo que la está infectando no siga adelante]. Es como si este virus hubiera estudiado varias carreras, porque sabe perfectamente dónde, cuándo y cómo atacar a la célula”.

 

El VPPA solo afecta a los cerdos domésticos, los jabalíes, los cerdos salvajes africanos y las garrapatas, aunque en distinta medida. Para las garrapatas no se trata de un enfermedad letal, sino que son unos peligrosos portadores y transmisores del letal virus. Los cerdos domésticos y jabalíes son las principales víctimas del virus, siendo la muerte cuestión de días una vez son infectados. Por su parte, los cerdos salvajes africanos han sido los portadores de la enfermedad durante años, ya que no les afecta de una forma tan agresiva y no causa su muerte, convirtiéndolos en una reserva viva del virus.