Pasar al contenido principal
Abatidos en España, Hungría y Argentina

Tres jabalíes con unos trofeos soñados por cualquier cazador

En nuestro país, donde el jabalí es una pieza codiciada por decenas de miles de cazadores, los trofeos de los machos viejos son objeto de gran admiración, con esas navajas y amoladeras bien desarrolladas que dicen mucho de los ‘gladiadores’ que las portan.
Jabalies_Trofeos_Sonados_G De izquierda a derecha, sensacionales trofeos de jabalí español, húngaro y argentino.

Ya hemos señalado en numerosas ocasiones el éxito que tienen las imágenes, vídeos y otros contenidos relacionados con los guarros en páginas web y redes sociales, lo que demuestra que en España -y en otras muchas partes del mundo- la caza del jabalí va camino de superar la pasión para convertirse casi en religión.

 

Y cómo no, los viejos cochinos de espectaculares trofeos, los macarenos de navajas y amoladeras que se distinguen a simple vista, los solitarios de cuerpazos compactos e imponentes, son el objeto de deseo de los cazadores jabalineros, por los que sienten devoción tanto monteros como esperistas.

 

Pues bien, brujuleando por Facebook, nos han llamado poderosamente la atención las fotografías de tres jabalíes con unos trofeos de espanto, con unas defensas soñadas por cualquier aficionado a esta especie, cazados en tres países distintos (España, Hungría y Argentina).

 

Belleza húngara

 

Del primero, que fue cazado en Hungría, hemos tenido conocimiento a través de la página de nuestros amigos de Naturhun Kft. Where the hunt begins, organizadores de cacerías en el país magiar y que publicaron las magníficas fotografías de este animal realizadas por Balogh József. Se trata de un soberbio jabalí, en cuyo trofeo destacan especialmente las navajas, de enorme longitud y, sobre todo, anchura.

 

Jabalí húngaro.

 

Un ‘monstruo’ de Argentina  

 

En cuanto al segundo cochino, cuyas imágenes hemos visto en el grupo Monterías en España, que administra nuestro amigo Jerónimo Jiménez, es un increíble macho abatido en Argentina por Gonzalo Caza, quien, ante los múltiples comentarios felicitándole y preguntándole por semejante ‘aparato’, comenta que arrojó 24,8 centímetros de promedio de longitud y 30,5 milímetros de ancho.

 

Cochino argentino.

 

Un gallego para terminar

 

Hemos dejado para el final un extraordinario jabalí gallego que, a pesar de haber sido cazado en Requeixo de Armariz (Nogueira de Ramuín) hace ya unos años, sus fotos han sido rescatadas en la página de Monteros Ribeira Sacra, administrada por nuestro amigo Senén Ramos.

 

Según comenta el propio Ramos, “primer plano de los ‘donuts’ que se gastaba este viejísimo ‘vakamulako’ que estaba cosido a puñaladas. Le podía el genio en el celo y lo habían acribillado sus congéneres. Las amoladeras eran enormes en la base y se clavaban en el hueso de la jeta unos 3 ó 4 centímetros hacia dentro”.

 

Guarro gallego.

 

“Si os fijáis en el nacimiento de los colmillos, presenta una inflamación y eritema importante debido a que las amoladeras, aparte de larguísimas, eran muy gruesas y le lastimaban al cerrar la boca y masticar. Sorpresas que de vez en cuando te regala la naturaleza”, concluye Senén.

 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.