Pasar al contenido principal
En Carreña de Cabrales (Asturias)

Un jabalí de casi 100 kilos hiere a un joven después de colarse en un pueblo

Un jabalí se adentró este pasado fin de semana en la parroquia de Carreña, en el concejo asturiano de Cabrales. En su incursión, atacó a un joven que se encontraba en una propiedad familiar.
Jabalí hiere Carreña El jabalí se internó en una cuadra familiar e hirió al joven en la rodilla.

Como han explicado los medios regionales, el chico de 20 años se encontraba jugando con su teléfono móvil en una cuadra, perteneciente a su familia. De repente, el suido se coló en el interior y dio un navajazo al joven en la rodilla.

 

Tras este percance, que se produjo en la zona urbana, la víctima tuvo que ser trasladada y atendida de la herida. Por fuerte, el corte no resultó ser grave y bastaron unos puntos de sutura.

 

El mismo día por la mañana, el jabalí había sido alcanzado por el disparo de un cazador que formaba parte de una cuadrilla que estaba de batida por la zona. Tras la finalización de la jornada, parece que el guarro se internó en Carreña y estuvo varias horas deambulando por las calles de la parroquia

 

Debido a la lluvia y las malas condiciones climatológicas, el jabalí no se topó con ninguna persona. Este evitó, posiblemente, un suceso más grave. Según afirmó un testigo y habitante del pueblo, el animal llegó a pasar por delante  de unos bancos donde suelen reunirse los vecinos mayores cuando el tiempo acompaña. 

 

Jabalí hiere Carreña

 

El ataque sufrido por el chico, puso en alerta a los cazadores. Entonces, iniciaron la marcha para tratar de dar con el animal. Tras un rato de batida, un aficionado local terminó abatiendo al suido. Según recoge El Comercio, el jabalí que hirió al chaval de 20 años pesaba “más de noventa kilos y tenía unas navajas “de unos nueve centímetros de longitud”.

 

Ataque espeluznante

 

Quienes tratan a menudo con los jabalíes bien conocen su carácter impredecible. En situaciones de caza, donde se encuentran acorralados o amenazados, el peligro es máximo. Pero no solo en estos casos. En un momento donde aparentemente podrían estar tranquilos, también pueden causar un enorme problema. Recordemos que se trata de animales salvajes y pueden atacar sin motivo alguno.

 

Un ejemplo de ello puede ser el espeluznante ataque que un jabalí protagonizó en La India. El vídeo del suceso, que se hizo viral, fue traído a este medio. Las imágenes hablan por sí solas del fiero carácter de estos ejemplares.

 

Durante un largo rato, el cochino se ceba sin control con el ciudadano, mordiéndole y embistiéndole repetidas veces con una fiereza terrible. Ni los gritos de los presentes, ni los mordiscos de los perros evitan los reiterativos ataques del suido.

 

 

Pero también tenemos casos en España. El pasado mes de marzo, un jabalí atacó de forma brutal a tres personas que estaban realizando labores agrícolas en la localidad gallega de Gulanes. El animal, que también se cebó con un perro, apareció muerto después cerca de un viñedo.

 

En Paterna, provincia de Valencia, la hija del periodista Carlos Laguna Asensi fue atacada de forma repentina por un jabalí mientras hacía senderismo en el Parque Natural del Turia en mayo. Además del susto, el resultado del ataque fue un esguince de rodilla, hematomas, laceraciones y contusiones en las piernas.