Pasar al contenido principal
En Doñana

Pillados ocho furtivos colocando lazos y con un jabalí abatido

La Guardia Civil está investigando a ocho personas por supuestos atentados contra fauna, flora y animales domésticos en el Parque Nacional de Doñana y sus inmediaciones, tras localizar lazos y un grupo de furtivos con sus perros.
Agente del Seprona inspeccionando el jabalí Los agentes encontraron el cuerpo de un jabalí con signos de mordeduras de perro y heridas de cuchillo.

Desde el mes pasado, el Seprona puso en marcha y ha ido desarrollando una campaña especial de prevención y actuaciones contra el furtivismo en Doñana. La operación se ha desarrollado en el marco de esta campaña, en el término municipal de Rociana, donde los agentes localizaron la instalación ilegal de de artes prohibidas en las vallas perimetrales. 

 

Los agentes del Seprona, una vez tuvieron conocimiento de dichas instalaciones se personaron en el lugar de los hechos y pudieron verificar que se trataba de un lazo, una técnica de ilegal que consiste en la colocación de unos cables de acero que atrapan al animal a su paso.

 

A lo largo de la inspección del lugar localizaron hasta ocho lazos colocados y listos para su uso en diferentes pasos naturales de la fauna, de lo que dedujeron que el autor volvería a comprobar en algún momento si sus trampas habían dado resultado. 

 

Con las manos en la masa

 

Los agentes se apostaron escondidos en un lugar cercano donde tenían visibilidad, ocultos en el monte. Tuvieron que esperar dos días desde que localizaron los lazos hasta que vieron aparecer un vehículo con dos hombres en su interior que circulaba por la zona a muy baja velocidad. Uno de los hombres se bajaba en los diferentes puntos donde estaban colocadas las trampas para comprobarlas

 

Cuando intentaron acercarse al hombre para identificarlo, este se dio a la fuga, aunque fue interceptado más tarde por agentes que se encontraban en la zona preparados. El vehículo con el otro hombre se encontraba esperando a que su compañero revisara las trampas ilegales, a un kilómetro del lugar aproximadamente, lo que le relaciona directamente con la acción furtiva

 

Tras identificar al conductor también, prosiguieron con las investigaciones y esto les llevó a una zona del paraje próxima a El Rocío, Almonte. Durante la noche, localizaron un grupo de seis hombres adentrándose en el Parque Nacional de Doñana acompañados por una jauría de perros

 

 

Los agentes del Seprona activaron un dispositivo para el seguimiento e interceptación de los furtivos, que llevaron a cabo cuando estos procedían a salir del parque. Entre otras pertenencias, los agentes localizaron un cuchillo de remate de grandes dimensiones cuya vaina estaba cubierta de sangre.

 

Al día siguiente y ayudados por los guardas forestales del parque, las patrullas del Seprona peinaron la zona siguiendo los rastros hasta dar con el cuerpo de un jabalí, que tenía signos evidentes de mordeduras de perros y la marca de una herida de cuchillo. Las comprobaciones posteriores demostraron que la herida había sido realizada con el cuchillo que los agentes incautaron a uno de los furtivos la noche anterior.